¿Fue buena la temporada de ciclones tropicales 2019 para México? - Radio Epicentro Blog

Radio Epicentro Blog

Difundiendo temas relacionados a la Protección Civil gracias a la colaboración de más de 20 especialistas en el área.

lunes, 2 de diciembre de 2019

¿Fue buena la temporada de ciclones tropicales 2019 para México?

Por Christian Domínguez Sarmiento*


La temporada de ciclones tropicales terminó oficialmente el sábado 30 de noviembre, tanto en el Océano Pacífico como en el Océano Atlántico. Esta temporada estaba pronosticada a ser "normal", ya que se pronosticó que sólo 12-14 ciclones tropicales existirían en el océano Atlántico. Sin embargo, se registraron 18 ciclones tropicales en toda la cuenca del Océano Atlántico. Parece interesante que de estos 18 sistemas, sólo Fernand impactó al país. 

Del lado del Océano Pacífico, se tenía pronosticado que 19 ciclones tropicales ocurrirían en esta cuenca, debido al fenómeno del Niño que se había pronosticado que duraría hasta noviembre de este año, pero no fue así (desapareció a finales de julio). El pronóstico fue "casi" perfecto, porque se registraron 18 sistemas, de los cuales 3 ciclones tropicales impactaron al país.

Resulta interesante que cuando se avisa que un ciclón tropical impactará las costas mexicanas, ya sea en el Golfo de México o en el Pacífico mexicano, los habitantes tienden a pensar en vientos fuertes, lluvias intensas y hasta en catástrofes inigualables. Se les olvida que la respuesta a estos fenómenos hidrometeorológicos depende de la capacidad organizativa que tenga la región que será impactada y el grado de comunicación entre los diferentes niveles de gobierno. El paso de un ciclón tropical puede convertirse en un desastre si la vulnerabilidad de la región afectada es grande y de si existe una baja capacidad de respuesta socio-organizativa. Además, lo interesante de cuándo ocurre un ciclón tropical es que las alertas y los comunicados oficiales son constantes sólo cuando alcanza intensidades grandes, como categoría 3, 4 o 5. 

Esta es una mala estrategia porque los ciclones tropicales que han sido más catastróficos; es decir, que han ocasionado más pérdidas económicas y mayor número de muertos, no han sido categoría 4 o 5.  Por ejemplo, Manuel e Ingrid en el 2013 causaron más lluvia y deslaves cuando tenían tan sólo categoría de tormenta tropical. El problema reside en que el sistema de alerta temprana ante ciclones tropicales (SIAT-CT) sólo indica colores fuertes cuando la intensidad del ciclón tropical es grande y ésto no refleja de manera precisa la peligrosidad del ciclón.

Lo anterior quise mencionarlo porque esta temporada de ciclones tropicales fue buena, en términos de las lluvias que los ciclones tropicales trajeron al país, aunque algunos pensarán que hubo varios daños a la infraestructura. Sin embargo, ésto depende de la respuesta que tenemos como sociedad.

Durante el mes de agosto del 2019, gran parte del país estaba en condiciones desde anómalamente secas hasta de sequía moderada. 

Monitor de sequía para el mes de agosto del 2019. Tomada del Servicio Meteorológico Nacional

Sin embargo, del lado del Pacífico mexicano, los estados de esta vertiente dejaron las condiciones de sequía gracias a que Lorena, Narda y Priscila 2019 tocaron tierra en el país. Debido a que sus trayectorias fueron paralelas a la costa del Pacífico, afectaron varios estados, como: Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Jalisco, Colima, Nayarit, Sinaloa, Sonora y la Península de Baja California. Por lo que, el final de la temporada 2019 se convirtió en meses con disponibilidad de agua, principalmente para la región del norte.   


Monitor de sequía para el mes de ocubre del 2019. Tomada del Servicio Meteorológico Nacional


Sin embargo, los estados del sur de la vertiente del Golfo de México no fueron impactados por ningún ciclón tropical, como es el caso de Veracruz y Tabasco. Sólo los estados del norte (Tamaulipas y Nuevo León) fueron afectados por Fernand, produciendo gran disponibilidad de agua porque se llenaron las presas que se encuentran en esa región.

Lo ideal sería que tuviéramos una capacidad de respuesta eficiente y óptima para enfrentar el impacto de los ciclones tropicales en el país. Así, una temporada activa de ciclones tropicales causaría alegría y no preocupación, especialmente en los habitantes del norte, debido a que sus impactos se traducirían en el abastecimiento de agua en los ríos y en las presas del país. Sin embargo, aún somos muy vulnerables ante eventos extremos de lluvia y nos falta mucho camino por recorrer para atenuar la vulnerabilidad local.




Hasta la próxima!



*Dra. en Ciencias de la Tierra.
Twitter: @dosach87
Investigadora asociada del Centro de Ciencias la Atmósfera (CCA), UNAM
Miembro de REDESClim (Red de Desastres asociados a fenómenos hidrometeorológicos y climatológicos)

https://www.researchgate.net/profile/Christian_Dominguez4
https://www.linkedin.com/in/christian-dominguez-sarmiento-707329154

Las opiniones expresadas en este blog son mi responsabilidad y de ninguna manera reflejan la postura del Centro de Ciencias de la Atmósfera o de la UNAM.

2 comentarios:

  1. Definitivamente los Huracanes aportan mayor beneficio que afectaciones si uno se prepara y lo importante es aprender como convivir con estos fenómenos naturales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo!los ciclones tropicales son benéficos para nuestro país en términos de la cantidad de lluvia que traen. Sin embargo, una mala preparación para enfrentarlos cambia la historia para convertirla en algo triste

      Eliminar