Territorios seguros, más humanos - Radio Epicentro Blog

Radio Epicentro Blog

Difundiendo temas relacionados a la Protección Civil gracias a la colaboración de más de 20 especialistas en el área.

martes, 19 de noviembre de 2019

Territorios seguros, más humanos


interpretación más humanos
Por VIRGINIA G. ARANDA JAN

El gran desarrollo de las ciudades y la modificación de la forma de vida urbana es uno de los fenómenos que mejor caracteriza nuestra civilización contemporánea. Las ciudades hoy en día son características de una transformación (Chueca, F., 1986, p.186).  Y dicha transformación, incongruente pero necesaria, comienza porque en la ciudad se va acumulando una población (…) que se distribuye en las franjas más miserables y abandonadas, invadiendo propiedades ajenas o zonas de inadecuadas condiciones urbanas (Chueca, F., 1986, p.186). Nos obliga a preguntarnos: ¿Es correcta esta ocupación del territorio?.

Las periferias de la ciudad son zonas que trajeron crecimiento clandestino. Si bien el proceso de urbanización trae consigo algunos beneficios con respecto a la dispersión de regiones rurales y trata de concentrar los recursos en un solo territorio; los problemas de segregación no han sido resueltos. Los organismos oficiales, planificadores y urbanistas son lentos en sus previsiones y más aún en los arreglos que la propia ciudad demanda.

La emergencia para atender en estas zonas marginadas se presenta en dos vías: la Institucional y la Sociedad. La parte Institucional se reflejará en la falta de organización y capacidad de respuesta y la parte que le compete a la Sociedad se reflejará en la pérdida de integración comunitaria, la poca calidad de vida y pérdida de la identidad del lugar.

¿Qué persigue el hombre[i] individual? Y ¿Qué persiguen los ciudadanos?. Aristóteles sostiene que la polis es natural, lo hace en base al principio de que la naturaleza es fin, y como la polis es el fin de las comunidades primeras y más elementales (Choza, J.,1986, p. 442), por lo tanto, la agrupación de personas es natural. Para Aristóteles el individuo no era un fin en sí pero sí que lo era la polis. La existencia de dos fines en sí diferentes pero articulados puede dar lugar a una serie de conflictos (Choza, J., 1986, p. 442). ¿Es primero la persona o es primero la agrupación? La no coincidencia entre los fines del hombre y los del ciudadano es algo que Aristóteles mismo percibió (Choza, J. 1986, p. 442) y que hoy más que nunca es imperativo insertar en los diálogos para buscar sus coincidencias.

Entender y estudiar la ciudad como un sistema complejo amerita el entendimiento que la ciudad tiene diversos factores y en ella convergen diversos fenómenos que se encuentran interconectados y articulados entre sí. Los elementos de la ciudad no se desintegran, con base en Garcia, R. (s.f.), dichos elementos interactúan y repercuten entre ellos mismos. A esto se le llama, en palabras de García, R. (s.f.), un sistema “no descomponible”.

La visión ontológica del sistema complejo amerita una visión reflexiva del tipo de realidad que se estudia con base a la persona. No se puede estudiar la ciudad sin considerar el factor fundamental: el hombre.  Una visión reflexiva es dialéctica entre el sujeto que observa el fenómeno de la ciudad y el entendimiento de su propia percepción. La perspectiva reflexiva propone que los urbanistas y paisajistas puedan descubrir lo que necesitan saber de la ciudad para resolver las dificultades particulares de la misma pero también entender a los seres humanos que la habitan.

El mundo moderno exige respuestas inmediatas y continuas que le permitan al ser humano enfrentarse consigo mismo y con sus valores (Artigas, 1992 en Morgan, R., 2019, p.17). Un ser consciente capaz de tomar decisiones de forma racional y con un pensar ético presupone un progreso.

La epistemología de la complejidad habla de un sujeto (el urbanista paisajista) que se coloca en el centro de su propio mundo (…), una conciencia de la no separación entre sujeto-objeto (la ciudad) y entre observador-observado con el fin de trascender los conflictos (Becerra, R., 2009 en Morgan, R., 2019, p.10). La estrategia transdiciplinaria plantea un conocimiento que incluye al intelecto, la emoción y el cuerpo en todo proceso de aprendizaje, lo cual permite trascender la identificación con pensamientos, conceptos y actitudes, propiciando un diálogo y una comunicación interpersonal en donde se reconoce al otro como uno mismo (Becerra, R., 2009 en Morgan, R., 2019, p.11). De tal forma que la transdisciplinariedad, en palabras de García, R. (s.f.), aportará la visión que una problemática sea analizada desde distintos ángulos y de forma conjunta.  Aprender a plantearse preguntas con una visión transdisciplinaria (holística) resultará en un diagnóstico más acertado de los factores que amenazan la ciudad.  

La gestión integral del riesgo del territorio enfatiza en la causa de los desastres, es decir, el origen de las amenazas (Morgan, R., 2019). Más que reconocer el efecto del riesgo se reconoce como un proceso social, histórico, dinámico y diferenciado pero interconectado y complejo. Por lo tanto, el enfoque se centra en la comprensión del ser humano en función de su entorno (Morgan, R., 2019).

El análisis sistémico de la ciudad supone que la sociedad tiene cierta resistencia a perturbaciones exteriores, dicha sociedad responde a los cambios presentando con mayor o menor vulnerabilidad, siendo la vulnerabilidad una propiedad de la estructura del sistema, es decir, del conjunto de las relaciones de esos elementos del sistema (García, R., s.f.). La evolución de todo sistema no es uniforme (Garcia, R., s.f.), la evolución se da por “reorganizaciones”.

Es decir, un sistema en la medida que se conformó tiene mecanismos de compensaciones que le ha permitido integrarse y es capaz de recibir perturbaciones externas, sin embargo, la propiedad de vulnerabilidad o de resiliencia tiene un límite (Garcia, R., s.f.). Una vez que se alcanza el límite surge una desestabilización y existe una ruptura de la estructura interna del sistema, esa ruptura se le conocerá como desorganización (Garcia, R., s.f.). Si la perturbación continua el sistema se reorganiza de tal forma que crea una nueva estructura capaz de absorber la perturbación que antes se desestabilizó.

Es decir, la ciudad ante el caos se va a transformar. Alguna vez en la historia del territorio de la ciudad la periferia fue el centro y ha sido absorbido por nuevas periferias. Analizar la ciudad como un organismo con input y outputs es analizar la ciudad con niveles de organización que no son reducibles y no son autónomos ya que entre todos sus elementos existe una interacción. La dinámica de cada elemento es independiente, no obstante, como sistema son interdependiente y todos los elementos influyen entre ellos mismos. En un sistema de ciudad, los factores se aglutinan y afectan unos a otros y así se transformará.

En una ciudad existen factores que forman parte del medio físico como el suelo, el agua, el clima o el territorio, entre otros. Por su parte, existen factores que forman parte del medio ambiental, el medio social y el medio económico. Todos estos factores son subsistemas que tienen relación entre los demás factores. Hay un único sistema que es la ciudad y hay subsistemas que son los factores de todos los medios que interactúan constantemente.

Habitar
En el concepto más amplio Heidegger en su ensayo “construir, habitar, pensar” planteó que solamente se puede llegar a habitar por medio del “construir”. Habitar no es alojamiento u ocupar un espacio, habitar es el espacio donde el ser puede existir.

Aristóteles planteaba que, para lograr un fin, había siempre que cuidar el medio. Habitar consiste en una relación más de medio-fin. Heidegger en dicho ensayo señalaba que entender el concepto de habitar requiere que las dos actividades (habitar y construir) se separen. Sin embargo, construir ya es habitar entonces ¿Cómo poder entender el habitar?.

Etimológicamente construir deriva de la palabra en alemán bauen cuyo significado es “habitar”, es decir, permanecer o residir. Heidegger señala que “el significado propio de la palabra habitar, se ha perdido sin embargo existe una huella en las palabras vecino “nachgebauer” que significan aquel que habita en la proximidad”. En alemán la palabra bauen proviene de la conjugación bin (soy) en su forma ich bin (yo soy)  - du bist (tu eres). Heidegger señala entonces que ich bin significa yo habito y concluye “el modo como tú eres, yo soy, la manera según la cual los hombres somos en la tierra es el bauen, el habitar”.

La antigua palara bauen, afirma Heidegger, significa “el hombre en la medida en que habita” y significa al mismo tiempo “abrigar y cuidar; así, cultivar (construir) una tierra de labranza”; este construir sólo cobija el crecimiento que, por si mismo, hace madurar sus frutos”. Con base en Heidegger, el cuidar es algo positivo y acontece cuando se rodea una protección o también le llama velar por. ¿Y que es aquello que hay que proteger? Para Heidegger es la tierra.

En el ensayo de “construir, habitar y pensar”, Heidegger hace una analogía de un puente y es el puente el que reúne, otorga sitio a un paraje y abre espacio en si mismo al lugar. En la visión de Heidegger, los mortales abrigan y cuidan las cosas que crecen, erigen las cosas que no crecen, pero es la frontera donde algo comienza a ser lo que es. Por lo que el espacio – dice Heidegger – es esencialmente lo dispuesto en sus fronteras. La esencia de las cosas como lugares, señala Heidegger, está la relación del lugar y espacio ¿cuál es la esencia del habitar?

En relación del lugar y el espacio y la relación entre el hombre y el espacio, Heidegger nos trata de enseñar que el espacio esta relacionado con un la lejanìa entre los hombres y las cosas por lo que es posible acortar ese espacio y convertirlo espacios intermedios. El espación para Heidegger tiene tres dimensiones de abstracción según la altura, la anchura y la profundidad. Sin embargo, el espacio también se extiende y genera dimensiones plurales dadas por la distancia, el trecho, la dirección y la construcción.

Si se habla de hombre y el espacio de ninguna manera debe ser vista separadamente. Analizar el habitar del espacio en una visión pluridimensional que hace referencia al hombre en su modo humano que reside el espacio junto con la totalidad de las cosas.  La esencia se refiere entonces al pensar en no es necesaría la cercanía que puede alcanzar la mano necesariamente y Heiddeger se enfoca que en el contenido de la conciencia.
Cuando nosotros- señala Heidegger- meditamos sobre nosotros mismos, vamos hacia nosotros volviendo de las cosas, cuando reflexionamos del modo como hemos intentando hacerlo se hace una luz sobre la esencia de las cosas que son lugares y a esto se le llamará “construcciones”.
Es Heiddeger quien señala que el construir produce lugares con la inserción de sus espacios y la extensión llega necesariamente al ensamblaje. La esencia del construir es el erigir lugares por medio del ensamblaje de sus espacios, así Heiddeger señala que si somos capaces de habitar podemos construir.

Construir y pensar, cada uno a su manera, son siempre ineludibles para el habitar. Pero al mismo tiempo serán insuficientes para el habitar mientras cada uno lleve lo suyo por separado en lugar de escucharse el uno al otro. Serán capaces de esto si ambos, construir y pensar, pertenecen al habitar, permanecen en sus propios límites y saben que tanto el uno como el otro vienen del taller de una larga experiencia y de un incesante ejercicio – Heidegger-
Con todo lo anterior comprender un poco la crítica de Heiddeger a la idea de habitar invita a comprender que por amargo que sea la complejidad y las fallas en la ciudad y se intenta equivocamente evitar la penuria haciendo obras, construyendo vivienda, intentando remendar con infraestructura todas las fallas de la ciudad, no llevarán a nada. La verdadera penuria, nos enseña Heidegger, reside en el hecho de que los humanos primero tienen que volver a buscar la esencia del habitar y aprender y reaprender primero a habitar, esto es, encontrar la esencia del lugar a través de nuevas construcciones (pensar) y ser en la proximidad.

Un territorio seguro
Uno de los fenómenos socioorganizativos que afectan la ciudad sin duda es el factor de seguridad y las amenazas que de ella surgen. La ciudad debe transformarse a un espacio seguro. ¿Cómo lograrlo? La medición de la seguridad en función de la percepción de temor derivará de una mayor sensación de seguridad que fomentará el uso del espacio público.

Habitar el espacio público y buscar las relaciones de ensamblaje que la sociedad necesita para motivar la pertenencia e identidad del espacio son una estrategia a seguir. El urbanismo y el paisajismo juegan un papel muy importante en este diseño.

Uno de los estudios más importantes en el análisis de la relación de las causas de la violencia en la ciudad es el estudio de Jane Jacobs. Jacobs observa los factores en la vida urbana cotidiana ya sea el abandono o por el contrario la calidad de vida, seguridad y la alimentación (Palimariuciuc, L., s.f., p. 7). Jacobs destaca la importancia de la observación del espacio público y el control social como elementos imprescindibles para aumentar la seguridad de la ciudad (Palimariuciuc, L., s.f., p. 8).

Existen diversas teorías para poder realizar el análisis de seguridad en la ciudad. Una de ellas y de acuerdo con Felson y Clarke en Palimariuciuc, L. (s.f.), el delito es producto de una interacción entre la persona y el entorno físico. Otra de ellas y con base en Palimariuciuc, L., (s.f.), expone que un delincuente toma decisiones racionales a la hora de delinquir y relacionarán el costo que le puede suponer respecto al beneficio.  Ray Jeffery en Palimariuciuc, L., (s.f.) se basa en la idea de que ocurren delitos en determinados espacios debido a las oportunidades de localización que ofrece el entorno físico.

Dos de las características del proceso de urbanización en las ciudades son la dispersión y segregación. La dispersión en el territorio se refleja en el poco control de los factores. La dispersión se observa en los asentamientos humanos de la periferia que empuja a la modificación de la estructura geográfica de la ciudad, es decir, su morfología. Surgen entonces lo que Marc Augé en Palimariuciuc, L. (s.f.) llama los “no lugares” o lo que Chueca F (1986) reconoce como los “slums” (zonas pobres). En general, espacios cuya principal característica será precisamente la falta de identidad y la fragmentación.

Por otro lado, la segregación responde más a un fenómeno de “encerrarse a uno mismo y desprenderse del resto de la ciudad” (Palimariuciuc, L., s.f.). Con esto, señala Palimariuciuc, L., (s.f.), aparece el riesgo de la figura de el otro (el delincuente) dado que hay una pérdida de los lazos de vecindad. Y se pierde la construcción del cuidado, tal como Heidegger sugiere.

El medio ambiente urbano puede influir en el comportamiento criminal en particular y en el comportamiento en general de dos maneras; físicamente, proporcionando el entorno físico al que los individuos responden; socialmente, proveyendo las relaciones sociales a la que responden los individuos. Las características físicas del medio ambiente urbano más negativas son ruido, polución y sobrepoblación. Las características sociales son alineación, soledad, ansiedad y deshumanización (Jeffrey, 1972, en Palimariuciuc, L., s.f.). La estructura social tan compleja y tan cambiante se refleja en una desconexión entre unos y otros y entre unos y el espacio. El espacio ha sufrido una desconexión de la trama urbana observándose espacios vacíos y sin uso, grandes extensiones territoriales que más que provocar el encuentro provocan la inseguridad y la falta de mantenimiento general del espacio. Por otro lado, la convivencia vecinal se ha ido alterando o incluso nulificando. 

En el estudio de la ciudad desde el urbanismo y el paisajismo, la construcción de acciones de recuperación y reconstrucción social del espacio necesita el apoyo de la realización de diagnósticos transdiciplinarios. Es decir, una visión holística que genere las preguntas adecuadas y permita encausar el estudio rumbo a la prevención, mitigación y preparación del riesgo.

La prevención del delito en el espacio habitado se orienta a mejorar el medio físico y la vinculación social. Una metodología transdisciplinaria es precisamente la que aporta el Crime Prevention Through Enviromental Design (CPTED) desarrollada por Ray Jeffery de la Universidad de Florida. Dicha metodología señala 5 principios:
1.      Control natural de los accesos
2.      Vigilancia natural
3.      Mantenimiento
4.      Refuerzo territorial
5.      Participación comunitaria

Conclusión
El fenómeno de la ciudad se debe observar para generar una teoría de su análisis. Tomando como referencia a Martínez en Bondarenko, M. (2009), en su definición de teoría y aplicándola a la ciudad es “una construcción mental simbólica de naturaleza conjetural que nos obliga a pensar de un modo nuevo al integrar, unificar un cuerpo de conocimientos”. Morin, Ciurana y Motta en Bondarenko, M. (2009) señalan que una teoría no es una solución, es la posibilidad de tratar un problema.

Hay reglas para construir una teoría y se concibe más bien como un acto de reflexión (Rosalyina, 1991 en Bondarenko, M., 2009, p. 464). Y a ellos se refería Heidegger como “construir y pensar” ya que la construcción es la búsqueda de la esencia de las cosas.

Una nueva teoría para el estudio de la ciudad puede surgir del paisajismo y el estudio del territorio con un enfoque para contrarrestar el riesgo considerando el motor de análisis la reconstrucción social; enfatizando en 4 aspectos fundamentales: cuidar, pertenencia, ensamblar y conciencia.

La perspectiva transdisciplinaria ante este fenómeno tan complejo que es la ciudad otorgará una “perspectiva amplia, holística y ecológica del mundo” (Bondarenko, M., 2009, p. 469). En palabras de Bondarenko, M. (2009), la transdisciplinariedad es un nuevo enfoque científico, cultural, espiritual y social. Y sus tres grandes pilares son la comprensión de los niveles de realidad, la lógica del tercero incluido y su complejidad (Bondarenko, M., 2009, p. 471). 

El estudio de la ciudad como un sistema complejo obliga a estudiarla desde la transdisciplinariedad. Un nuevo enfoque del estudio de la ciudad puede derivar de la neurociencia que propone un ciclo de percepción/acción que aportará al estudio la información de “lo que ocurre” realmente.

El estudio de la ciudad es dialéctico y divergente de tal forma que se facilite el planteamiento del problema. Es así como los procesos de reflexión sobre y reflexión en la acción de la ciudad surgen “a causa de la situación presente que desafía las categorías habituales de los problemas y de soluciones a los problemas” (Elliot, J., 2000, p.13).

Buscar la esencia del habitar, aprender y reaprender primero a habitar, esto es, encontrar la esencia del lugar o como “Hegel en su fenomenología del espíritu señala que el movimiento dialéctico se supera a si mismo” (Bondarenko, M., 2009, p. 474).

Es a través de la conciencia como podremos lograr la construcción de un mejor territorio, más humano y más seguro.  

¡Hasta la próxima!








Referencias
Arboleda R., (s.f.). La arquitectura, el urbanismo y los derechos humanos. Recuperado de: https://www.clarin.com/urbano/arquitectura-urbanismo-derechos-humanos_0_rJSATuFDme.html
Bondarenko,M. (2009). El concepto de teoría de las teorías. Venezuela: Universidad de lo Andes
Choza, J. (s.f.). Manual de Antroplogía (p. 441-476). Sevilla: Thematá
Chueca, F. (1986). Breve Historia del Urbanismo (p. 186,196,197,202,204,216) Barcelona: Alianza Editorial.
Elliot, J. (2000). La investigación-acción en educación. España: Morata
García, R. (s.f.). Concepto de investigación interdisciplinaria de sistemas complejos. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=bPWDI3STms0
Heidegger, M. (s.f.). Construir, habitar, pensar. Recuperado de: http://www.fadu.edu.uy/estetica-diseno-ii/files/2013/05/Heidegger-Construir-Habitar-Pensar1.pdf
Morgan, R. (2019). Protección civil y transdisciplinaria. México: ENAPROC
Palimariciuc, L. (s.f.). Urbanismo y seguridad. España: Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid




[i] Se utiliza el término hombre en sentido ontológico del ente, no se manifiesta el término con respecto al género  sino para argumentar al ser universal.

15 comentarios:

  1. No cualquiera entiende y se desenvuelve en la ciudad, ya que es un sistema complejo en el cual debemos habitar. Un territorio es seguro cuando una persona la empieza a habitar, esto es una relación que existe entre el hombre y el espacio, como habitamos ese espacio y le ponemos nuestra esencia. También para que exista un territorio seguro debemos habitar más allá de nuestro lugar, habitar los espacios públicos, darle vida a esos espacios vacíos que tenemos en la ciudad, para generar un ambiente de confianza y seguridad para la población.


    Finalmente concluyo que no debemos generar espacios de segregación ni segregación social o dispersión en la ciudad, ya que esto conlleva a zonas de peligro. Debemos aprender a habitar para poder crear un lugar seguro en la ciudad y sociedad.

    ResponderEliminar
  2. Heidegger, menciona que “habitar” es un espacio no mediocre para construir y volverlo imaginable, donde se pueda “existir”. Mientras que Aristóteles, un espacio “habitable”, lo deduce a un espacio donde el hombre tiene como un fin, de cuidar el medio que lo rodea (sujeto-entorno). Por lo que, sí partimos de ambas filosofías, podemos concluir que el espacio en sí, es un lugar donde un individuo se puede desarrollar plenamente para un crecimiento seguro y sano.

    Como conclusión, he de mencionar que, para hacer un análisis con enfoque urbanista, es de suma importancia tener una visión del entorno, el cual vaya de la mano con el objetivo de proyectar un espacio legible, imaginable y habitable, retomando por lo consiguiente, una imagen existente y desarrollada entre el observador y espacio, para darle valor, estructura e identidad en un sentido pragmático.

    ResponderEliminar
  3. Si vemos a la ciudad como un sistema podemos concluir que como todo sistema reacciona a lo que acontece en su entorno, si es sometido a estímulos internos o externos este presentará cambios en las zonas más vulnerables; la manera en que evoluciona el sistema no se dará de la misma forma en todas sus partes, lo que sugiere que se plantean nuevos sistemas dentro del mismo sistema dando lugar a una nueva organización.
    Por todo lo descrito anteriormente se puede concluir que la ciudad es un ente/sistema que está expuesto a reaccionar ante estímulos, dichos estímulos pueden provocar veneficios o afectar al sistema. Para que el sistema de una ciudad funcione de una manera adecuada es necesario que los urbanistas y paisajistas analicen el medio detalladamente, todo el análisis debe ser y hacerse de manera conjunta y no de formas separadas.
    Al desarrollar un análisis de hombre-entorno el urbanista podrá saber cómo atacar los puntos débiles de la ciudad para poder generar espacios que fortalezcan los lasos de convivencia y seguridad en la sociedad que habita el espacio.

    ResponderEliminar
  4. Considero que con la perspectiva que se maneja, nos hace reflexionar para poder ejecutar la construcción de un mejor territorio ya sea visualmente hasta lo más adecuado y seguro para el ser humano.
    Como también la importancia que nos recalca cuando ocurre una transformación cuyo aumento de población, es impresionante como se va deformando la ciudad y más importante el cómo la población no está consciente de la gravedad que esto conlleva no tanto visual, si no los riesgos que conlleva invadir territorios, talvez no habitable o zonas inadecuadas, esta situación va creciendo descontroladamente.
    Ya que con esto La evolución de todo sistema no es uniforme, la evolución se da por reorganizaciones. Esto conlleva a un límite, cuando sobre pasa esta brecha se le llama desorganización. Podríamos parar esto si los urbanistas y paisajistas descubrieran que realmente se necesita entender al ser humano que lo habita.
    Conclusión, opino que para lograr la construcción de un mejor territorio debemos de conocer y entender cómo el ser humano evoluciona y con esto entenderíamos y estaríamos preparados para un crecimiento en la población, preparados para un mejoramiento visual, como también en la seguridad para los habitantes, y en nuestra economía.

    ResponderEliminar
  5. Con el paso de los años, las ciudades han ido sufriendo cambios o transformaciones al ir desarrollándose y creciendo poblacionalmente por los asentamientos que a este espacio conforman. Sin embargo, dichos asentamientos se van distribuyendo o expandiendo en las periferias convirtiéndose en las zonas con mayor segregación, abandono e invasiones de propiedades; por lo que las ciudades van siendo afectadas por fenómenos de diferente índole.
    Dicho lo anterior, el proceso de urbanización va haciendo cambios de impacto directo en la morfología de las ciudades teniendo ventajas y desventajas en su proceso, como permitir el avance científico, tecnológico y cultural, facilitar la industrialización y permitir dar servicios con mejor calidad a un mayor número de personas, así como, tener problemas ecológicos, escasez de empleos o una mala distribución de recursos. Esto nos lleva a que el hombre es un factor fundamental para el estudio de la ciudad y tener mayor idea del cómo se desenvuelve dentro de este organismo vivo, que percepción tiene sobre él y qué entienden por “habitar”.
    Cabe mencionar, que existen tres elementos que ayudan a la planeación urbana y poder identificar la problemática a fondo y llegar a la ejecución de la idea, siendo estos: Analizar, priorizar y ejecutar; teniendo diagnósticos y estrategias transdisciplinarias con mayor certeza. Ser transdisciplinario ayudará que la problemática sea vista de forma conjunta, identificando las sensaciones y pensamientos con relación sujeto-objeto. Por lo anterior, los urbanistas y paisajistas juegan un papel importante en el diseño de una ciudad o territorio, ya que buscan relacionar el espacio público con los fenómenos que afectan a dicho lugar, transformándolo en ideas que ayuden al desarrollo positivo de una ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 3 de diciembre de 2019
      “TERRITORIOS SEGUROS MAS HUMANOS”
      Como lectora analítica del artículo, “TERRITORIOS SEGUROS MAS HUMANOS” (Virginia G, 2019) comprendo ahora la importancia de la transdiciplinidad, en el sentido holístico: mente cuerpo y alma del ser humano como un todo y la importancia que tiene para generar territorios seguros y más humanos. Entiendo que la comprensión del profesional urbanista como ser humano y a su vez como ciudadano, se convierte en un factor sumamente importante al momento de generar un diagnóstico acertado, o tan siquiera próximo para cubrir con la necesidad fundamental de la planeación de la ciudad, y la necesidad del ciudadano relacionándolo también a la percepción que este tenga de la ciudad en cuestión.
      Entonces, redacto como ejemplo, la analogía; Hombre- ciudadano- servidor. Para referirme al urbanista desde un enfoque transdiciplinario en la profesión, puesto que cuenta con sus verdades y creencias que se reflejan en su conocimiento y la aplicación de este. Si el (sujeto) urbanista sabe manejarse bajo principios éticos y no solamente fines humanos individualistas, tendrá como objetivo principal, proyectar territorios seguros. Sólo así el profesional logrará tener éxito al diseñar y proyectar territorios con un grado de resiliencia reflejada en la reorganización que la ciudad en la que intervenga logre alcanzar. Sin olvidar que de por si el hablar de la ciudad (objeto) es hablar de un sistema complejo e interconectado lleno de factores y fenómenos relacionados que crean sistemas y subsistemas.
      Concluyo que sí logramos reencontrar la esencia del lugar, el espacio pluridimensional y la relación que como humanos tenemos con él. Sabremos interpretar las virtudes naturales que tiene de cobijarnos. Solo así podremos construir una imagen mental (pensamiento) del espacio, para después darle una identidad la cual genera el sentido de partencia, lo que entonces nos llevara a habitar el espacio. Y como urbanistas y paisajistas entonces proyectarla con diferentes recursos. De lo contrario el espacio se deshumaniza, y se generan oportunidades que propician la delincuencia.

      Guadalupe Ramírez Meza.

      Referencias
      Virginia G, A. J. (19 de Noviembre de 2019). EPICENTRO RADIO . Obtenido de https://blog.radioepicentro.mx: https://blog.radioepicentro.mx/2019/11/territorios-seguros-mas-humanos.html#.XdRgIzD6Rpg.whatsapp

      Eliminar
  6. 3 de diciembre de 2019
    “TERRITORIOS SEGUROS MAS HUMANOS”
    Como lectora analítica del artículo, “TERRITORIOS SEGUROS MAS HUMANOS” (Virginia G, 2019) comprendo ahora la importancia de la transdiciplinidad, en el sentido holístico: mente cuerpo y alma del ser humano como un todo y la importancia que tiene para generar territorios seguros y más humanos. Entiendo que la comprensión del profesional urbanista como ser humano y a su vez como ciudadano, se convierte en un factor sumamente importante al momento de generar un diagnóstico acertado, o tan siquiera próximo para cubrir con la necesidad fundamental de la planeación de la ciudad, y la necesidad del ciudadano relacionándolo también a la percepción que este tenga de la ciudad en cuestión.
    Entonces, redacto como ejemplo, la analogía; Hombre- ciudadano- servidor. Para referirme al urbanista desde un enfoque transdiciplinario en la profesión, puesto que cuenta con sus verdades y creencias que se reflejan en su conocimiento y la aplicación de este. Si el (sujeto) urbanista sabe manejarse bajo principios éticos y no solamente fines humanos individualistas, tendrá como objetivo principal, proyectar territorios seguros. Sólo así el profesional logrará tener éxito al diseñar y proyectar territorios con un grado de resiliencia reflejada en la reorganización que la ciudad en la que intervenga logre alcanzar. Sin olvidar que de por si el hablar de la ciudad (objeto) es hablar de un sistema complejo e interconectado lleno de factores y fenómenos relacionados que crean sistemas y subsistemas.
    Concluyo que sí logramos reencontrar la esencia del lugar, el espacio pluridimensional y la relación que como humanos tenemos con él. Sabremos interpretar las virtudes naturales que tiene de cobijarnos. Solo así podremos construir una imagen mental (pensamiento) del espacio, para después darle una identidad la cual genera el sentido de partencia, lo que entonces nos llevara a habitar el espacio. Y como urbanistas y paisajistas entonces proyectarla con diferentes recursos. De lo contrario el espacio se deshumaniza, y se generan oportunidades que propician la delincuencia.

    Guadalupe Ramírez Meza.

    ResponderEliminar
  7. “Territorios seguros, más humanos”.
    (Virginia G. Aranda Jan).

    En tiempos actuales es difícil comprender y resolver el mal uso que se le ha dado al espacio territorial del cual goza el ser humano; es que equivocadamente se intenta evitar aquel problema haciendo construcciones desproporcionadas en las afueras del territorio de una ciudad, como por ejemplo, la construcción de viviendas en zonas inhabitables, limitadas de los servicios públicos más elementales: como el alumbrado público, la suministración de agua potable, la recolección de residuos, etc., creyendo que al hacer crecer en esa desmedida la infraestructura de un pueblo o ciudad, se arreglara todas las problemáticas relacionadas con las necesidades de vivienda de un ciudadano. Lo que no se ha logrado observar, es que con tales actos, solamente se agrava el problema, toda vez que ese crecimiento desmedido va de la mano con la creación de barrios en situación de pobreza, con personas en condiciones de vida insalubres y deplorables, que como ya mencioné, a la falta de servicios públicos, hacen de estas zonas, lugares inseguros para sus habitantes, e incluso, para los vecinos de éstos.

    -¿Qué podemos hacer en esos casos?-, pues a mi entender, lo prudente sería ordenar el desarrollo de sus territorios a partir de una correcta planeación basada en la buena gestión del uso de suelo y la administración integral del riesgo, así logrando que las ciudades y sus asentamientos humanos sean más seguros y sustentables, obligando así a que los gobiernos de cada estado se comprometan y adopten modelos de urbanización sostenibles que eviten cualquier desastre, o inclusive, que incremente el movimiento delictivo, que sería más preocupante aún.
    Ahora, al hablar de habitar, quién habita determinado espacio territorial, adoptará conductas relacionadas a su entorno, eventualmente existirán evoluciones de comportamiento, atendiendo a la transformación de una estructura de espacio, contemplando pues la evolución de ciertos fenómenos, fenómenos delictivos.

    ResponderEliminar
  8. La ciudad como bien sabemos y como se menciona es un sistema complejo en el que existen diversos factores que forman parte de él que no sólo son la base de la funcionalidad del espacio, sino que hacen que se pueda entender mejor la ciudad y que las necesidades y problemas que se tienen se puedan resolver de manera puntual. Actualmente la ciudad cuenta con una expansión y crecimiento descontrolado en las periferias, las cuales no solo afecta a las personas que lo habitan, sino que, a su propio medio físico, estos espacios cuentan con un riesgo que las mismas personas crean, ya que viven en zonas inadecuadas, se encuentran es espacios naturales en las que modifican su estructura geográfica, Por lo que esta segregación crea un desorden.

    ResponderEliminar
  9. Una definición que podríamos considerar apropiada para describir a la ciudad sería: compleja. El simple hecho de entenderla nos lleva a analizar diferentes factores y fenómenos que ocurren en ella y para empezar tendríamos que entender al hombre y como él se encuentra en este espacio, como lo vive y como lo habita (Virginia Aranda, 2019).
    La forma física de la ciudad expresa situaciones de cooperación y competencia, a la vez que muestra las relaciones de los actores sociales con el entorno. Una vez que empecemos a entenderlo, nos quedará más claro que es lo que necesita y cómo podemos manejar los diferentes problemas que surgen día con día. Las ciudades crecen a través de los años y sobre todo a las periferias, pero de una manera desordenada, ciudades informales de bajos ingresos que provocan el estancamiento de la actividad económica y que en poco tiempo deja una mancha urbana descontrolada.
    Considero que las personas lo que buscan es tener seguridad, tranquilidad en las zonas donde deciden vivir, las ciudades deben crecer con ese fin, pienso que es un poco más difícil hacer y educar a las personas para que se construya un lugar seguro, a que si se planea con anticipación, podríamos lograr ciudades bien planeadas e ideales. Si bien entender la ciudad es difícil, pero si nos objetamos en cuidar, concientizar y pertenecer al lugar, ampliaremos el panorama en el que las ciudades necesitan un meticuloso estudio y comprenderemos en donde estamos viviendo y como podría mejorar si nos lo proponemos.

    ResponderEliminar
  10. Para poder comprender la ciudad actual, hay que vivirla o al menos haberse adentrado en alguna ocasión para entender como el usuario vive en ella.
    Una de las características principales de las ciudades, es la conglomeración de toda clase de personas, sin embargo, no hay espacio para todas y esto provoca que los usuarios en su afán de vivir en las urbes se aferren. Teniendo como consecuencia el esparcimiento hacia las periferias de manera desordenada, obteniendo así malas condiciones de vida, ya que, los servicios básicos no están proyectados o contemplados para esas zonas qué a la larga, se vuelven vulnerables.
    Este tipo de asentamientos irregulares albergan caos y violencia, así como altos índices de delincuencia; un claro ejemplo son las favelas en Brasil las cuales, son conocidas por el mundo como un lugar peligroso. Es tanto el arraigo y la apropiación del lugar qué quién entra a una favela y no pertenece ahí, es visto como un invasor y en muchas ocasiones se les pide retirarse por su propia seguridad.
    Esta situación no es correcta, sin embargo, es un claro ejemplo de apropiación del espacio. A pesar de no tener grandes riquezas (medidas en valor monetario) es grande el recelo que sienten por temor a ser arrebatado de sus propiedades.
    En conclusión, la ciudad como organismo vivo y cambiante no puede ser perfecta independientemente de los esfuerzos de las autoridades. Sin embargo, lo tal vez viable sería orientar a las personas a terrenos en donde mínimamente estén contempladas la traza de las calles para poder así evitar laberintos o escondites de delincuentes así como a manera de vigilancia vecinal como medida de prevención. Esto basándonos en Crime Prevention Through Enviromental Design (CPTED) desarrollada por Ray Jeffery de la Universidad de Florida. (CPTED, Ray Jeffery)

    ResponderEliminar
  11. En el análisis nos dimos cuenta de que estas zonas son carentes de identidad y de apropiación del entorno, esto termina en un grave problema de seguridad, por el fenómeno contrastante que existe dentro de un sistema complejo como es la ciudad. En las zonas residenciales, las personas buscan relacionarse, lo cual fomenta la relación entre individuos y termina volviéndose una sociedad conjunta activa y por consecuencia se vuelve una ciudad mas segura. En las zonas de expansión tienden a aislarse, ante la falta de zonas de recreación y de imagen urbana, ocurre un fenómeno poco comprensible, ya que los números nos marcaran ciertas deficiencias, pero el vivir en ese contexto es fundamental a la hora de plantear soluciones a las problemáticas.

    ResponderEliminar
  12. Para poder comprender una ciudad se debe de vivir en la ciudad.

    La mayor problemática en las ciudades, siempre es la conglomeración de sus habitantes, estos pueden ser desde migrantes en busca de una mejor calidad de vida, estudiantes, trabajadores o misma población en crecimiento. Sin embargo, la ciudad ya no tiene más espacio, en algunos casos debido a la normativa del uso de suelo.

    Esto provoca que los habitantes decidan habitar las periferias de una manera desordenada, lo cual es un gran error ya que en esas zonas no existe infraestructura. Sin embargo, tienen la especulación de que al ser un gran numero de habitantes el gobierno los tomará en cuenta, sin embargo, ni si quiera existe un plan de desarrollo para esa zona ya que la ciudad tiene contemplado su crecimiento hacia otro lado.

    Al ser estas zonas las mas pobres de la ciudad, la habitan las personas con mayores problemas económicos, sociales, psicológicos, lo cual en conjunto crea violencia, esto es visible en los índices de delincuencia de estas zonas

    ResponderEliminar
  13. En la mayoría de las ciudades ocurre un fenómeno de segregación, esto quiere decir que los organismos oficiales y planeadores urbanos probablemente no son lo suficientemente capaces o no cuentan con la autorización para resolver y solventar las necesidades de la propia ciudad. Esto provoca que existan ciudades en las que en su evolución se ve afectada con periferias, puntos de miseria, ciudadanos de escasos recursos invadiendo propiedades ajenas o zonas que no están conectadas con el núcleo urbano, diferenciación territorial, exclusividad y segmentación social. La separación de la población por sus condiciones y características trae consigo aspectos positivos para unos y negativos para otros, no existe igualdad de condiciones para gozar de las mismas oportunidades y recursos.
    Como se menciona en el párrafo anterior, aun que dichas transformaciones son incongruentes pero necesarias para atender en estas zonas marginadas, se presenta en dos vías: institucional, la cual refleja la falta de organización y sociedad, que refleja la pérdida de identidad del lugar y de integración comunitaria. Para ello es necesario comprender a los habitantes en su entorno desde el punto de vista social, histórico, dinámico y diferenciado, de esta manera se podrían solventar las mismas oportunidades y recursos para toda la población, sin importar las condiciones en las que ella viva.

    ResponderEliminar
  14. Las ciudades han ido evolucionando y reorganizándose por el paso de los años, es verdad que alguna vez en la historia del territorio de la ciudad la periferia fue el centro y ha sido absorbido por nuevas periferias, poco a poco extendiéndose de manera no uniforme y transformando lo que antes era (Aranda, V., 2019).
    ¿Y cómo la protegemos? Manteniéndola segura, debemos aprender a habitar nuestra ciudad y todos sus espacios, y el punto esencial es la seguridad porque por ejemplo; el hombre vive y habita su casa porque se siente segura en ella. En cambio cuando el sol se oculta ya no sale a lugares públicos porque se vuelven peligrosos; y esto no debería ser. Pues con tantas teorías para combatir la inseguridad en las ciudades, se deberían estudiar, observar, controlar y mantener los espacios que lo necesitan.
    -CAROLINA BARBA ESPINOSA

    ResponderEliminar