ENFRENTANDO LOS RIESGOS SOCIONATURALES - Radio Epicentro Blog

Radio Epicentro Blog

Difundiendo temas relacionados a la Protección Civil gracias a la colaboración de más de 20 especialistas en el área.

domingo, 20 de octubre de 2019

ENFRENTANDO LOS RIESGOS SOCIONATURALES

 

  Hace unas semanas tuve la gran oportunidad de presentar este libro cuyo autor es el Dr. José Emilio Baró Suárez y otros destacados académicos, en la Jornada de Resiliencia y Reducción de Riesgos de Desastres organizada por una universidad de la localidad.

  "Antes que nada debo de agradecer a quienes hacen posible este encuentro de personas y personajes de la vida nacional en el contexto de la primer Jornada de Resiliencia y Reducción de Riesgos de Desastres que organiza la Universidad CEUNO con la intervención de varias organizaciones, entre ellas INCIDE que me honro en presidir y desde la cual, es uno de nuestros recientes objetivos de 4 años para acá, la profesionalización de la protección civil; no sólo aquí en Sonora, sino en todo México y en verdad, sorprendido estoy de los pasos agigantados que se han dado entre las universidades de la localidad el interés de difundir el conocimiento en torno al riesgo de desastres.

  Aprovecho para agradecer la anfitrionia del Congreso del Estado y al rector Ezequiel McAllum, siempre la mente abierta a nuevos conocimientos y nuevos proyectos, que de quien obtuvimos una respuesta afirmativa cuando realizamos los diplomados de evaluación de sistemas contra incendios, aunque debo confesar un poco reservado en que pudiera tener éxito y penetración entre los profesionistas de querer conocer más de estos temas, que quisieran saber más de las responsabilidad que se tiene y la respuesta fue contundente, no fue uno, sino dos diplomados los que se tuvieron que realizar.

  Y es precisamente que invitamos al Dr. José Emilio Baró  Suárez para que nos brindara una conferencia en el marco de la graduación de la segunda generación, ya que el nivel de los conceptos que maneja lo precedían. 

Hablaba en ese entonces de la culminación y compilación de este extraordinario libro que nos tiende lazos entre el conocimiento técnico, la conciencia de la ética y la percepción social del riesgo; una trinidad por lo general dividida, división que genera muchos de los desastres que nos presentan en el mundo.

  Sin pretender explicar capítulo por capítulo, ese trabajo lo realiza magistralmente, mi maestro y compañero universitario, el doctor Dagoberto Burgos, como un verdadero experto en muchos de éstos temas; mi enfoque será más en torno a la apreciación que los profesionistas debemos tener de las consecuencias de no actuar con ética; del verdadero uso y entendimiento de las herramientas como los conocimientos técnicos y la comprensión del entorno físico, social y espacial, en donde pretendemos construir.

  Este libro debe de ser un parteaguas en la educación superior, ya que el enfoque conceptual adecuado sobre el tema es el estudio de desastres, que tiene la finalidad de concientizar a la población y a los profesionistas sobre su situación de vulnerabilidad y otorgarle los conocimientos indispensables para alcanzar condiciones de seguridad, para la comprensión causal y consecuencial del riesgo, dejar de egoístas al decir, a mí no me contrataron para eso, respuesta ocasionada principalmente por la ignorancia ética y causal a la que nos referimos.


 Los escenarios de riesgos socionaturales se construyen como consecuencia de las distorsiones como la corrupción, especulación en el uso del suelo, falta de gestión en las cuencas hidrológicas, ecosistemas y ordenamientos territoriales, y la proyección territorial de las políticas públicas.

La conjugación de factores físicos y sociales, dan lugar a la ocurrencia de eventos llamados desastres donde se producen daños físicos como la destrucción de infraestructura, viviendas, daños ambientales, pérdidas económicas y lo más substancial, pérdidas de vidas humanas.

  El análisis hace referencia al estudio de la amenaza, vulnerabilidad y exposición con respecto a su magnitud, niveles de intensidad, distribución y localización en un espacio determinado, debe ser integral, procurando el entendimiento de todos los actores mediante la aplicación de procesos de participación que involucren la sociedad, ya que es ella la que convive con el riesgo.

  Se habla de la etapa ética, porque se reconoce que la percepción del riesgo de cualquier actividad ha de ser una función creciente del beneficio obtenido, aunque modificado por muchos otros parámetros propios de la persona o del ambiente en que vive.

  La buena gobernanza con respecto al aumento de la resiliencia a los desastres y el cambio climático, se da cuando gobiernos capaces, responsables, transparentes, inclusivos para prepararse y responder ante desastres y adaptarse a los cambios en el clima.

  La percepción de riesgo, está caracterizada como un juicio intuitivo sobre el peligro en un contexto de información limitada e incierta; factores como desarrollo inequitativo; marginación; mala planificación; ausencia de preparación en los cargos públicos, corrupción y otros factores más, que son comunes para nosotros, pero no conocidos para la comunidad en general; por lo tanto no perciben el riesgo al que como sociedad están expuestos.

  Identificamos en el libro tres características del riesgo: la preocupación, temor o miedo a lo desconocido; la Conciencia a través conocimiento del riesgo al que se encuentra expuesto una persona y la preparación y control sobre el riesgo. 

  Es por ello que este magistral compendio nos hace entender, poniendo al ser humano como el centro del desastre, como coautor y como afectado directo del mismo; nos hace tener una percepción científica, social y psicológica que representa la reacción generada como factor de choque entre las emociones, las creencias populares y las manifestaciones culturales, versus las expresión tácita y mecánica de la naturaleza, el temor a lo desconocido, la ignorancia, el miedo y otras reacciones de carácter psicológico.

  Conduce a la educación como un estandarte de progreso asociado al desarrollo y fortalecimiento de la cultura, siempre y cuando ésta se encuentre en un nivel óptimo, en el cual los docentes se caractericen por el trabajo enfocado al desarrollo de diferentes habilidades como las espaciales y las de pensamiento, entre otras.

  Demuestra que los actores socioeconómicos y políticos encajonan, en el mayor número de casos, el tipo de acciones y resultados que una sociedad experimenta ante un evento de orden perturbador y nos resulta complejo valorar la percepción de quienes conforman los mandos de un Estado.

  Si como profesionistas, funcionarios o tomadores de decisiones no tenemos ese conocimiento real y sustentado, es difícil permear el conocimiento y no pueden temer a algo que no saben que les puede hacer daño, ni ellos ni sus técnicos y seguirán viendo el ahorro generado en construir, acelerar un proceso de mejora regulatoria o hacer acciones de alto riesgo, como una gran ventaja competitiva para sus empresas.

  Se coincide plenamente con el trabajo realizado en nuestro estado, donde de la mano sociedad civil y autoridades de privilegiamos al ser humano sobre beneficios de trámites empresariales, entendiendo que un día ganado en un trámite no vale, pero para nada una vida.

  Coincide también con las tesis fundamentadas en la fórmula del riesgo; en donde la corrupción cobra el nivel de importancia que le corresponde como uno de los principales causantes de desastres y coincide además, con el modelo de un cubo holístico para comprender y administrar el riesgo, poniendo en su justa dimensión e importancia cada uno de los factores que intervienen en el proceso entre ellos los técnicos, sociales, culturales, políticos, resilientes y de comunicación que intervienen en el la gestión de un riesgo.

  Entonces el problema no es de ellos, el problema es de nosotros, que si entendemos cabalmente lo que sucede; el gran problema es cómo transmitimos ese conocimiento, esa conciencia social y consecuencial de la que estamos hablamos.

  Este libro, por sus connotaciones socionaturales y técnicas debe de ser un referente en las carreras de ingeniería, arquitectura y similares, ausentes en la gran mayoría de los casos, del conocimiento y conceptos de gestión de riesgo o protección civil.

  No me queda duda que si los funcionarios de protección civil en el país leyeran el libro, unos optarían por el crecimiento profesional y se prepararían, pero también se corre el riesgo de ocasionar una renuncia masiva de muchos de los casos, ante el entendimiento de los niveles de responsabilidad, civil, penal y moral que tienen y que ni siquiera lo saben. 


 Agradezco y aprecio la deferencia de CEUNO para compartir esta joya de conciencia social de la comprensión socionatural del riesgo; agradezco al Doctor Baró tener la sabiduría para compartir estos conocimientos y a todos ustedes por no tener miedo a aprender más, porque entre más sepamos, mayor es nuestra responsabilidad de lo que sabemos representa un riesgo y que nuestra conveniencia de silencio, puede ocasionar un desastre, que hoy sabemos no son naturales sino socialmente construidos.

  Seamos resilientes pues y prediquemos con el ejemplo, que es la mejor enseñanza.

Muchas gracias."


LIGA LIBRO: http://ri.uaemex.mx/handle/20.500.11799/95387

 http://www.educacionchiapas.gob.mx/pcivil/2019/material/Enfrentando%20los%20riesgos%20socionaturales.pdf


Ing. Guillermo Moreno Ríos
  • Ingeniero Civil con maestría en Administración y maestrante en Protección Civil y Gestión de Emergencias.
  • Catedrático del Departamento de Ingeniería Civil y Minas de la Universidad de Sonora
  • Ex Director de la Unidad Municipal de Protección Civil y Bomberos de Hermosillo
  • Fundador y Presidente del Consejo Integrador de la Construcción, la Industria y el Desarrollo, INCIDE, A.C.
  • Director de Ingeniería en Seguros y Gestión de Riesgos, SAS
  • Premio Ramazzini & Carvalho 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario