LA RESPUESTA SOCIALMENTE ORGANIZADA; ETAPA SUPERIOR DE LA GESTIÓN DEL RIESGO Y DE LA PROTECCIÓN CIVIL. (TERCERA PARTE Y ÚLTIMA.) - Radio Epicentro Blog

Radio Epicentro Blog

Difundiendo temas relacionados a la Protección Civil gracias a la colaboración de más de 20 especialistas en el área.

miércoles, 10 de julio de 2019

LA RESPUESTA SOCIALMENTE ORGANIZADA; ETAPA SUPERIOR DE LA GESTIÓN DEL RIESGO Y DE LA PROTECCIÓN CIVIL. (TERCERA PARTE Y ÚLTIMA.)

“La protección civil nace y subyace en la sociedad.
Es hora de que ésta regrese a ella”.

José Luis Flores Gómez.



La Respuesta Socialmente Organizada y la Sociedad Civil Organizada.

Para empezar, tenemos que dejar muy en claro que existe una diferencia entre el concepto de respuesta socialmente organizada y lo que es la Sociedad Civil Organizada. En Efecto, la Sociedad Civil Organizada tiene mucho tiempo trabajando de manera permanente en las labores de auxilio en caso de amenaza o impacto de un agente destructivo; es así que tenemos al Colegio Mexicano de Profesionales en Gestión del Riesgo y Protección Civil, la Cruz Roja Mexicana y un sin número de grupos voluntarios, que de manera activa y sin percibir directamente ningún beneficio oficial, han venido construyendo los mejores productos -al menos en los últimos seis años- en materia de gestión del riesgo y protección civil (sugiero leer Protección Civil Oficiosa Organizada VS Protección Civil Oficial Desorganizada https://metaemergencia.blogspot.com/2016/09/proteccion-civil-oficiosa-organizada-vs.html)

En esta parte final hablaremos de:
  1. Lo que ha venido haciendo México.
  2. Lo que hacen otros países respecto de este tema.
  3. La Metaemergencia, en la cual la sociedad juega un papel preponderante.

1. LO QUE HA VENIDO HACIENDO MÉXICO EN CONSTRUCCIÓN DE UNA RESPUESTA SOCIALMENTE ORGANIZADA.

En los artículos anteriores (https://ratogapan.blogspot.com/2018/12/la-respuesta-socialmente-organizada.html) y (https://blog.radioepicentro.mx/2019/02/la-respuesta-socialmente-organizada.html), explicaba yo, desde mi muy personal punto de vista, que solamente conocía cuatro tipos de mecanismos en donde la participación social era muy visible:
  • El Plan Operativo Volcán Popocatépetl;
  • El Sistema de Alerta Temprana para Ciclones Tropicales (SIAT-CT);
  • Plan de Emergencia Radiológica Externa de la Planta Núcleo Eléctrica Laguna Verde, en el estado de Veracruz; y el
  • Plan de Operaciones Volcán de Colima.
Así mismo, en los primeros años del presente siglo, la entonces Coordinación General de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, diseño un programa que iba dirigido a capacitar a la sociedad; el programa se denominó “Brigadistas Comunitarios”; este programa, a pesar de su buena intención no permeaba bien en la sociedad, ya que su metodología de capacitación estaba más orientada a informar a la población sobre las distintas amenazas y la forma en que estaba organizado el Sistema Nacional de Protección Civil, pero no generaba ningún tipo de capacidad en la gente que les permitiera responder a los agentes destructivos o preparar una forma organizada de responder comunitariamente a la amenaza o impacto de un fenómeno destructivo.

No podemos omitir también los trabajos que ha venido realizando la Secretaría de Protección Civil del Estado de Chiapas, conjuntamente con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), quienes han estado implementando en las comunidades rurales de ese estado, planes de emergencia que construyen resiliencia en los habitantes de esas comunidades, generando en dichas personas y en las comunidades, la capacidad de responder y sobreponerse a las amenazas o impactos de fenómenos perturbadores. (http://www.mx.undp.org/content/mexico/es/home/library/environment_energy/pmr---programa-de-apoyo-a-la-reduccion-de-riesgos-de-desastres/pmr-chiapas-2017.html).

En el 2012, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) retomó la Red Nacional de Brigadistas Comunitarios, bajo las siguiente premisa:

“Los brigadistas comunitarios no son primeros respondientes ni actúan como paramédicos, bomberos o grupos de búsqueda y rescate. Su filosofía, como toda la de la protección civil en México, se basa en la no exposición de civiles al peligro, actúan por medio de la promoción de espacios y momentos de reflexión comunitaria mediante la que se desarrollan medidas básicas para prevenir y anticiparse al riesgo de desastres: reciben una inducción general sobre los peligros a los que se encuentra expuesta su comunidad, aprenden a desarrollar mapas de peligro en el plano local y a conocer las medidas básicas sobre cómo conducirse antes, durante o después de un fenómeno precursor de desastres, incluidos los sismos y deslizamientos de tierra.”

En la actual administración el Centro Nacional de Prevención de Desastres reorientó su filosofía respecto a la Respuesta Socialmente Organizada y por tanto la capacitación y la filosofía de la Red Nacional de Brigadistas Comunitarios ha comenzado a migrar través de la ENAPROC, y con el apoyo de FEMA y ONEMI. Hoy en día imparten el curso “Equipos de Respuesta Comunitaria a Emergencias CERT” (Equipo de Respuesta a Emergencias Comunitarias (Community Emergency Response Team, CERT). El curso tiene sus antecedentes en Estados Unidos de América y toma como referente la respuesta de la sociedad civil en México durante el sismo de 1985. La filosofía de los equipos CERT es la siguiente:

Es un programa de respuesta comunitaria a emergencias, cuyo propósito es preparar a personas que puedan dar una respuesta inmediata ante emergencia en su comunidad, antes de que lleguen los primeros respondientes (Cruz Roja, Bomberos o Protección Civil).

Este cambio de orientación por parte del CENAPRED, que pasa de qué:


los brigadistas comunitarios no son primeros respondientes”;

a: 


“la respuesta comunitaria ocurre cuando las personas pueden dar respuesta inmediata ante una emergencia en su comunidad, antes de que lleguen los primeros respondientes (Cruz Roja, Bomberos o Protección Civil)” 

Es fundamental para entender la nueva filosofía de la Respuesta Socialmente Organizada, ya que es la orientación que empieza a manejarse de manera internacional, donde la sociedad forma parte de la solución y no del problema, dejando atrás la victimización de la sociedad y dando pauta a su participación en su auto protección. Lo anterior debe entenderse como una nueva filosofía de parte del Sistema Nacional de Protección Civil, en lo que se refiere a la participación comunitaria ante la amenaza o impacto de un agente destructivo.

En 2018, la entonces Delegación Miguel Hidalgo de la CDMX, basado en un modelo israelí (ECE Equipos Comunitarios de Emergencia), inició la formación y capacitación del Equipo Comunitario de Respuesta Urbana en Miguel Hidalgo (ECRU-MH), con el objetivo de preparar a los vecinos ante una posible emergencia como sismos, incendios o inundaciones. La Dirección de Protección Civil delegacional fue la encargada de capacitar a los integrantes del ECRU en actividades de rescate y ayuda humanitaria, primeros auxilios, elaboración del Plan Familiar de Protección Civil, uso y manejo de extintores, planes de emergencia, Sistema de Comando de Incidentes, entre otros. El cambio democrático que ocurrió en la ahora Alcaldía en Miguel Hidalgo propició que las nuevas autoridades ya no continuaran con el ECRU-MH en lo que se refiere a su coordinación táctica; sin embargo, la preparación de los vecinos ya generó una semilla que sigue germinando y creciendo en la sociedad de esa demarcación. http://sistemas.miguelhidalgo.gob.mx/app/webroot/sitio_anterior/prensa.php?id=325.


En la actualidad, la Respuesta Socialmente Organizada ha venido tomando gran fuerza a nivel internacional, de lo anterior México no es excepción, como ya vimos lo que hizo la Delegación Miguel Hidalgo y lo que hace el CENAPRED.

En efecto, tal como lo vimos en los sismos de 1985 y en el reciente de 19 de septiembre de 2017, la respuesta de la sociedad fue un río desbordado de solidaridad. Sin embargo, este río propició una respuesta exagerada y caótica que, sumada a la inmovilidad e incapacidad oficial, derivó en una respuesta desordenada.

La autoridad ha tomado conciencia de la gran fuerza de tarea que representa la sociedad en situaciones de emergencia o desastre y por ello el Gobierno de la Ciudad de México y el Gobierno Federal, han iniciado sendos proyectos encaminados a lograr la participación de la sociedad en la administración y manejo de situaciones de emergencia y desastre.

La Ciudad de México ha creado “SENTIKA”, este es un mecanismo para aprovechar la fuerza comunitaria en situaciones críticas, utilizando la capacidad espontánea, solidaria e inmediata de la población, de salir a las calles a informar sobre los daños y ayudar a quienes fueron víctimas de afectaciones por un agente perturbador, permitiendo así que las personas voluntarias que puedan salir a las calles de la ciudad, identifiquen daños e informen de necesidades derivadas de la contingencia. Es una plataforma que les permite a las personas apoyarse y colaborar. (https://sentika.cdmx.gob.mx/).


El Gobierno Federal por su parte ha comenzado a aplicar el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro. El Programa tiene como finalidad brindar oportunidades de capacitación en el trabajo para jóvenes entre 18 y 29 años que no trabajan y no estudian; con esta gente se persigue el objetivo de formar una red de prevención y emergencias en México, que desarrollen habilidades para la identificación de riesgos y se integren a comités locales; las personas que participen recibirán una Beca por un monto de tres mil seiscientos pesos, que se entrega mensualmente.

La meta es capacitar a 40 mil jóvenes en la prevención e identificación de riesgos, primeros auxilios, atención psicológica, elaboración del plan familiar de protección civil y manejo de combustibles, entre otras habilidades de protección civil, se firmó un convenio entre la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC).



2. LO QUE HACEN OTROS PAÍSES RESPECTO DE LA RESPUESTA SOCIALMENTE ORGANIZADA.

La Respuesta Socialmente Organizada, aunque viene creciendo desde los años 80s, es en la actualidad cuando ha tomado gran impulso. Seguramente ya existen muchos ejemplos de organización social comunitaria para responder a las amenazas o impactos de fenómenos destructivos en el mundo, sin embargo quisiera yo, en este apartado, mostrar los que para mi son los que pudieran ser más representativos; esto sin perjuicio de otros que pudieran existir.
  • Estados Unidos de América.
Como ya lo dijimos la Federal Emergency Management Agency (FEMA) de los Estados Unidos de América, ha implementado el programa “Equipo de Respuesta a Emergencias Comunitarias” (Community Emergency Response Team), conocido como CERT, por sus siglas en inglés.

El concepto CERT fue elaborado e implementado, en 1985, por el Departamento de Bomberos de la Ciudad de Los Ángeles (Los Angeles Fire Department, LAFD). Este departamento reconoció que, durante las primeras etapas de un desastre catastrófico, era muy probable que los ciudadanos se quedaran desamparados. En consecuencia, el LAFD decidió que una capacitación básica en supervivencia en desastres y técnicas de rescate mejoraría la capacidad de los ciudadanos para sobrevivir y ayudar con seguridad a otros, hasta que llegasen los socorristas u otra asistencia.

El modelo de capacitación iniciado por el LAFD fue adoptado por otros departamentos de bomberos en todo el país, incluyendo las comunidades donde la mayor amenaza son los huracanes y no los terremotos.

Sobre la base de este trabajo, en 1994 la FEMA amplió los materiales del CERT para hacerlos aplicables a todos los peligros y puso el programa a disposición de las comunidades en toda la nación. Desde esa época, miles de instructores, organizaciones y ciudadanos, han asumido la responsabilidad de aprender nuevas habilidades y estar preparados para llevar a cabo una respuesta segura y eficaz a emergencias.

"Su enfoque -como ya se señaló- es el de ser un programa de respuesta comunitaria a emergencias, cuyo propósito es preparar a personas que puedan dar una respuesta inmediata ante emergencia en su comunidad, antes de que lleguen los primeros respondientes (Cruz Roja, Bomberos o Protección Civil)".

Este Enfoque es el que viene predominando a nivel internacional. (https://www.ready.gov/community-emergency-response-team).


  •  Israel
Este país en constante conflicto bélico con sus vecinos requiere de utilizar y administrar todos sus recursos materiales y humanos en la defensa de la población. Los ejércitos israelíes combaten a sus enemigos en las fronteras conteniendo sus ataques; sin embargo, esos mismos enemigos y otros de naturaleza terroristas de estado, suelen atacarlos constantemente con misiles caseros el territorio judío, esto sin olvidar los fenómenos naturales y antropogénicos que amenazan el interior del país.

Por tal razón, es menester que la propia población aprenda a responder ante los impactos destructivos de los misiles y los fenómenos que los asedian. Para lo anterior Israel ha creado los Equipos Comunitarios de Emergencia ECE.

El modelo comunitario de emergencia utiliza una forma de Sistema de Comando de Incidentes, por lo que es simple y lo suficientemente flexible como para adaptarse a las necesidades y recursos de cada comunidad.

Es un modelo básico propuesto por el Ministerio de Bienestar Social, el cual podría ser adaptado de acuerdo a las necesidades particulares de todo equipo local de emergencia comunitaria en Israel ó cualquier otra localidad.

El ECE está presidido por el director general quien es seleccionado por los promotores oficiales del programa de acuerdo a su experiencia en el área de emergencias, la capacidad de organización y su estatus en la comunidad. El director coordina el equipo desde una base ó sede, la cual debe ser ubicada en un edificio geográficamente estratégico y protegido en la comunidad. En Israel muchas veces se elige un refugio anti-bombardeos.

En la sede funciona un grupo directivo formado por el director general, el vice-director, y al menos uno o dos ayudantes al grupo. Se recomienda que el Equipo de Comunicación Pública y de Información se encuentre también en la sede con el fin de de proporcionar y difundir mensajes a la comunidad.

La filosofía y enfoque del modelo israelí se basa en que las tareas a realizar por el director y el grupo de la sede son:

“Dirigir las acciones y respuestas que deben tomar los ECE hasta que las fuerzas oficiales llegan al sitio del hecho; al llegar las mismas ayudar a las fuerzas oficiales durante el evento de emergencia; recopilar información con el fin de recibir una imagen precisa de la situación de los civiles residentes y poder coordinar los ECE y las fuerzas oficiales en la comunidad hasta la finalización de la emergencia”.

El equipo de Seguridad se compone generalmente por personas con vasta experiencia militar. En Israel el servicio militar dura hasta tres años y durante muchos años se continúa sirviendo alrededor de treinta días por año en la reserva militar. Los miembros de este equipo deben ser capaces de llevar armas y saber utilizarlas en caso de ser necesario a consecuencia de un ataque terrorista. Por lo tanto, tienen que ser capaces de responder en forma organizada en cuanto el evento terrorista empieza hasta que la policía o las fuerzas militares arriben. Por ello, el equipo de seguridad está a cargo de salvar tantas vidas como sea posible dando una respuesta adecuada a las amenazas terroristas y debe proporcionar la información requerida a las fuerzas de seguridad en cuanto llegan al lugar. Ellos también son responsables de proporcionar seguridad personal y comunitaria a los ciudadanos y de prevenir saqueos de la propiedad privada.

El equipo de salud está integrado por profesionales relacionados con la salud, tales como médicos, enfermeras y proveedores de primeros auxilios altamente entrenados. Ellos son responsables de brindar asistencia a los heridos, de estar en contacto con los servicios de ambulancia de primeros auxilios (Magen David Adom o Estrella Azul de Israel, que es el equivalente israelí de la Cruz Roja) y de referir a hospitales en caso de que sea necesario.

Además, deben proporcionar asistencia médica a los enfermos crónicos de la comunidad y asegurar que reciban atención médica a largo plazo dentro o fuera de la comunidad de acuerdo a las necesidades específicas.

Por último, se encargarán de ayudar a identificar a las víctimas fallecidas, y orientar a las familias de las víctimas a través de los procedimientos que deben ser realizados.

El equipo Logístico es el principal responsable de la provisión de necesidades básicas a todos los miembros de la comunidad: agua, alimentos, electricidad, generados por unidades móviles de electricidad, transporte y equipamientos de trabajo pesado como grúas, tractores, camiones etc. Por lo tanto, es de suma importancia la preparación y actualización de mapas, depósitos, listas de recursos existentes y su ubicación en la comunidad. Los miembros voluntarios de los equipos logísticos deben estar capacitados y tener las licencias requeridas para conducir camiones, operar tractores y grúas. Ellos estarán en comunicación directa con la dirección en la sede por medio de teléfonos celulares y contacto electrónico, pero por lo general se encuentran brindando asistencia directa en el lugar de la emergencia donde se requiere su ayuda directa e inmediata.




El equipo de Comunicación e Información Pública son los ojos y oídos de la comunidad en el sobrellevar y desarrollo de cualquier emergencia. El equipo por lo general comparte la sede con el presidente del ECE con el fin de recibir y transmitir información de manera fehaciente e inmediata. El equipo debe tener acceso a la mayor cantidad de canales de comunicación de masas como sea posible, ya sea tecnología de telecomunicaciones móviles de circuito cerrado de televisión, radio local, sistemas de telefonía y acceso por medio del Internet a las redes sociales, sitios web y bases de datos. Los miembros de este equipo deben estar capacitados para transmitir la información de una manera tranquila y clara, tranquilizando a la población incluso cuando la noticia brindada es de connotaciones catastróficas. Los dos objetivos principales del equipo Comunicación Pública e Información son convertirse en la fuente fidedigna de información precisa y mantener alta la moral y la motivación de la población para hacer frente a la situación de emergencia. Además, los miembros de este equipo deben saber cómo distribuir informes precisos y en forma no alarmante a los medios de comunicación nacionales e internacionales como canales de televisión, periodistas radios locales, y otros medios de comunicación masiva.

El equipo Ciudadanos, Familia y Comunidad se encarga de brindar ayuda a los residentes no sólo durante la emergencia, sino también a largo plazo luego de que haya pasado la misma. Por lo tanto, el equipo debe mapear de antemano a la población de acuerdo a su ubicación geográfica en la comunidad y de acuerdo a las necesidades especiales de ciudadanos con requisitos particulares. El equipo tiene que estar familiarizado con los departamentos locales de asistencia social y las medidas que habrán de adoptar en caso de emergencia. En muchos casos, tienen que ser capaces de ponerse en contacto con el Instituto de Seguridad Social con el fin de ayudar a la población perjudicada a recibir sus servicios y compensaciones. Este equipo también debe estar preparado para proporcionar actividades de distracción y utilización del tiempo libre, a la población general y a niños y menor en situación de estrés. Deberán ser capaces de brindar ayuda y adiestramiento a través de diferentes técnicas y actividades de relajación para afrontar el estrés. Trabajadores sociales, psicólogos y profesionales afines deben ser miembros del equipo referente Ciudadanos, Familia y Comunidad.

El equipo Educación, Cultura y Juventud está a cargo de los infantes, niños y jóvenes de la comunidad. Naturalmente, el equipo estará formado por maestros de edad preescolar, maestros de escuela, profesores y profesionales de la educación informal. Ellos deberán estar preparados para dar respuestas adecuadas según las edades y necesidades de los niños. Durante un evento a corto plazo, van a tratar de ayudar a los niños a sobrellevar la situación, de expresar sus sentimientos generados por esta vivencia traumática y aliviar el estrés. Durante un evento continuo a largo plazo, serán responsables de mantener la calma entre la población de niños y jóvenes y ofrecerles actividades educativas y recreativas adecuadas.

El modelo ECE fue presentado a los líderes electos de cada una de las veinticuatro comunidades en el Consejo Regional de Hof Hacarmel. Dieciséis comunidades aceptaron participar en el programa de capacitación que se inició en el mes de noviembre del año 2009 y concluyó en el mes de julio del año 2010. (http://www.psicosocialyemergencias.com/la-intervencion-de-equipos-comunitarios-de-emergencia-en-el-incendio-forestal-del-carmel/).


  • Colombia
En la capital de ese país, Bogotá, se ha creado el programa “Voluntarios por Bogotá, Gente que Ayuda”.

El mismo ha sido creado por la Alcaldía de Bogotá, a través de la Secretaría Distrital de Salud, el Cuerpo Oficial de Bomberos y el Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático IDIGER, quién realizó el lanzamiento del curso virtual: “Primer respondiente, ¡Gente que ayuda!”.

El curso que está dirigido a personas mayores de 14 años y Servidores Públicos de Bogotá; tiene como objetivo brindar los conocimientos y prácticas básicas para responder adecuadamente ante emergencias relacionadas con incendios, temblores o terremotos, accidentes y urgencias médicas, hasta que llegue la ayuda especializada; de esta manera, la ciudad tendrá cada día mayor capacidad para la respuesta en emergencias. (https://bogota.gov.co/yo-participo/se-voluntario/voluntarios-en-bogota).



3. LA METAEMERGENCIA.

¿Qué es la Metaemergencia? el prefijo meta significa “más allá, después, a continuación” lo que quiere decir que la Metaemergencia existe igual: más allá, después o a continuación de una situación crítica o emergencia.

Luego entonces, cuando hablamos de la Metaemergencia, nos referimos a la crisis de comunicación que se presenta “más allá, después o continuación” de una emergencia. entre todos los participantes en la respuesta a la misma. Esta situación anómala provoca una deformación de la realidad, lo que repercute directamente en la verdadera respuesta en terreno, generándose una respuesta alterna o virtual, que generalmente obedece a intereses políticos o de medios de información y se aleja de la respuesta real en terreno.

Para analizar mejor el sentido de la Metaemergencia debemos empezar por determinar quienes forman parte de la atención de una emergencia o desastre; esto son:

  • La sociedad.
  • Los medios de comunicación.
  • Los científicos o expertos en el conocimiento, monitoreo y respuesta a las amenazas o impacto de fenómenos destructivos.
  • La clase gobernante o política.

 Al iniciar una situación crítica, generalmente los primeros respondientes son los que inician la operación en terreno y se empiezan a producir los primeros elementos informativos; automáticamente se activan los otros tres componentes y comienza a fluir la información de manera desordenada, propiciándose que los cuatro elementos de la Metaemergencia interactúen informativamente. Esta interacción informativa resulta -a su inicio- caótica; es esta parte incoherente informativamente, la que constituye la parte más álgida de la Metaemergencia debido a que produce:
  •  En los primeros respondientes: al sumarse más expertos en terreno de distintas instancias de respuesta, se inicia una total falta de coordinación entre ellos.
  • El componente Medios de Comunicación empiezan a requerir información, la cual al no producirse debidamente porqué los primeros respondientes están descoordinados, comienza a ser objeto de especulación por parte de los medios de comunicación.
  • Al notar el componente político que empieza tomar fuerza la noticia del incidente y que se ha convertido en un aparador mediático, inmediatamente se suma a la emisión de información, pero al no contar con una evaluación de daños y análisis de necesidades proveniente de las operaciones en terreno, comienza a ser parte de la especulación.
  • Al mismo tiempo, la sociedad empieza a recibir información caótica y a sumarse a la confusión mediante las redes sociales.

 Los cuatro componentes de la Metaemergencia están inmersos en una crisis que impide resolver la verdadera emergencia; la simulación impera y todos procrastinan.


Es así como la sociedad forma parte de la Metaemergencia y por tanto su entrenamiento en este sentido es necesario para poder resolver la crisis y sumarla a la Respuesta Socialmente Organizada.

La solución de la Metaemergencia es cuando los cuatro componentes manejan la misma información, lo que implica que ya hay coordinación en terreno y esta se refleja en los ortos tres componentes.

“Resolver la Metaemergencia significa resolver la Emergencia”; en efecto, el reducir al máximo los efectos de la crisis de información, significa la necesaria resolución de la emergencia.


C O N C L U S I O N E S .

  • Desde mi punto de vista los mejores sistemas de Respuesta Socialmente Organizada son los Equipos Comunitarios de Respuesta a Emergencias estadounidense (CERT ) y el Equipo Comunitario de Emergencia Israelí (ECE), porqué además de la preparación y capacitación de la sociedad, estos cuentan con un sistema organizativo mediante el Sistema de Comando de Incidentes que hace que se mueva la estructura de manera homogénea durante una situación crítica.
  • En ambos casos, su filosofía es que la sociedad debe responder a las situaciones críticas como primeros respondientes hasta en tanto llegan los equipos especializados oficiales.
  • El ECE israelí cuenta con un plus que es la formación de líderes que desde antes de una contingencia ya están predeterminados por protocolo.
  • Finalmente el ECE israelí está prácticamente en uso permanente por el ataque con misiles a que está sometido Israel, lo que permite ver el amplio entrenamiento que la sociedad tiene. El éxito de los ECE se debe a cuatro motivos claramente identificados:
  1. En primer lugar, la mejor solución para cualquier amenaza inesperada es la formación y preparación de equipos de voluntarios entrenados a través de un curso relativamente intenso que les permita adquirir resiliencia personal y comunitaria.
  2. En segundo lugar, el costo del curso es insignificante en comparación con el alto precio pagado por la economía de la región ó del país después de un incendio. Por lo tanto, las asignaciones presupuestarias para la capacitación de los ECE serían la mejor inversión para hacer frente a la próxima situación de crisis ó emergencia.
  3. En tercer lugar, la acción cohesionada de los voluntarios durante una emergencia creó entre ellos y en la comunidad en la que viven, un sentimiento de unidad y responsabilidad mutua que proporcionó la cohesión necesaria para hacer frente a una situación de crisis creada
  4. En cuarto lugar, se logró el reconocimiento y la resiliencia creada a nivel comunitario. Después de una emergencia, los miembros de las comunidades son compensados ​​psicológicamente por sus esfuerzos con el aprecio y el reconocimiento de sus vecinos. Los que participaron en emergencias o en ayudar a la población fortalecieron su propia resiliencia y recibieron un adecuado reconocimiento.
  • En México el CENAPRED empieza a capacitar en el CERT y la Delegación Miguel Hidalgo de la CDMX implementó el ECE el año pasado.



Amigos, les recuerdo que el próximo 8 de agosto a las 1430 horas estaré dando una conferencia sobre la Respuesta Socialmente Organizada en el Congreso Nacional de Protección Civil 2019, asistan, no se lo pierdan.


Pués amigos, me despido por hoy y nos vemos en la próxima entrega. No olviden leerme en:

Twetter: @Metaemergencia

Facebook: METAEMERGENCIA MX



No hay comentarios:

Publicar un comentario