ESCALAR EL POPOCATÉPETL: NEGLIGENCIA E IRRESPONSABILIDAD - Radio Epicentro Blog

Radio Epicentro Blog

Difundiendo temas relacionados a la Protección Civil gracias a la colaboración de más de 20 especialistas en el área.

lunes, 18 de marzo de 2019

ESCALAR EL POPOCATÉPETL: NEGLIGENCIA E IRRESPONSABILIDAD


ESCALAR EL POPOCATÉPETL:  NEGLIGENCIA E IRRESPONSABILIDAD

Hace un par de días circuló por redes sociales un video en el cual un grupo de personas subió al labio exterior del cráter del Volcán Popocatépetl, transgrediendo la recomendación oficial del Centro Nacional de Prevención de Desastres de no acercarse a menos de 12 kilómetros al mismo.

No es la primera vez que sucede, cierto. En ocasiones anteriores ha pasado y no han salido bien librados. Basta con recordar que el 30 de abril de 1996, 5 alpinistas subieron, sin permiso, a este mismo lugar y con una explosión del Popo, perdieron la vida. Más de 30 personas arriesgaron su vida en rescatar los cuerpos completamente impactado por los balísticos del volcán.(Valdés, Carlos. 2019). Y existen otros ejemplos que nos podrían dar cuenta de lo peligroso que es realizar este tipo de actividades, como el Instructor de Alpinismo que murió junto con otras cuatro personas en mayo de 1996, también a 700m del cráter… con toda la experiencia en ascensos, lo que nos indica la peligrosidad que implica, aun con mucha experiencia. (Cuenca, Guillermo. 2019)

Más allá de cometer una imprudencia negligente al exponer sus vidas, es a todas luces un acto de irresponsabilidad, más aun tratándose de un grupo que, según su portal, se dedica a realizar operaciones de respuesta a desastres y salvamento.

La profesionalización debe demostrarse con disciplina, con el estricto cumplimiento de la normatividad y de los protocolos de seguridad, y no arriesgando los recursos humanos y materiales en un intento de ganar una fama insulsa.

La polémica que desataron fue totalmente ambivalente; hay quienes alabaron su proeza y quienes condenaron enérgicamente tan tristemente célebre actividad. Sin embargo, es necesario puntualizar que cuando eres profesional te apegas a la normas, cumples con la disciplina que esa profesionalización te exige, no denostas, no retas ni te vanaglorias con comentarios que demuestran más la carencia de orden al interior del grupo que representas.

La actividad del Popocatépetl es relativamente tranquila, con el riesgo latente de expulsión de material incandescente, de gases y vapor de agua, así como ceniza, pero no por ello es despreciable el peligro al que se sometieron aquellos que subieron. La actividad y la experiencia indican que en cualquier momento puede expulsar material, que en cualquier momento puede surgir una explosión que hubiese acabado con la vida de los “valientes escaladores”, si no es por el impacto de un fragmento ígneo, podría ser por la asfixia o quizá por la onda expansiva de esa eventual explosión. En sus redes manifiestan que subió mucho más gente de la que se muestra en el video, y la pregunta es entonces si contaban con todo el equipo de seguridad y salvamento necesario para un posible rescate.

No atino a comprender el motivo que los llevó a subir, ni qué querían o quieren demostrar. Ni siquiera podría determinar que es un acto valeroso. Pero considero necesario insistir en que en este tema de respuesta a desastres, el heroísmo está lejos de la irresponsabilidad, que la notoriedad no debe darse haciendo caso omiso a las recomendaciones de seguridad, cuando precisamente te dedicas a proporcionarla. El privilegio de servir a los demás en temas de protección, seguridad o rescate, no admite actos dudosamente valerosos, pues le resta certeza y seriedad al grupo al que pertenecemos. Y luego, si sucediese algo lamentable, la reacción normal es culpar a la autoridad de las consecuencias de nuestra propia conducta.

Así las cosas.


Mtro. César Orlando Flores Sánchez.


1 comentario:

  1. Esa es la parte que tenemos que cambiar si en realidad anhelamos un cambio en nuestra sociedad,

    ResponderEliminar