RETROSPECTIVA SOBRE EL PROGRAMA NACIONAL DE PROTECCIÓN CIVIL - Radio Epicentro Blog

Radio Epicentro Blog

Difundiendo temas relacionados a la Protección Civil gracias a la colaboración de más de 20 especialistas en el área.

viernes, 5 de octubre de 2018

RETROSPECTIVA SOBRE EL PROGRAMA NACIONAL DE PROTECCIÓN CIVIL


El Programa Nacional de Protección Civil es una herramienta de gestión que empata transversalmente con los Programas Sectoriales de las diversas Secretarías de Estado del Poder Ejecutivo Federal y a su vez se encuentra alineado al Plan Nacional de Desarrollo documento que es donde se sientan las bases para atender las necesidades insatisfechas de la población y mejorar en consecuencia su calidad de vida.

El Programa Nacional de Protección Civil (PNPC) consta de varios apartados y tres capítulos: Índice y Marco Normativo, I) Diagnóstico, II) Alineación a las metas nacionales, III) Objetivos, Estrategias y Líneas de Acción, IV) Indicadores, Glosario y Bibliografía.

En cuanto al diagnóstico, el documento realiza un resumen de los fenómenos perturbadores más importantes, por los daños y pérdidas ocasionados en el territorio mexicano, así como de los porcentajes de la superficie que está expuesta a éstos fenómenos de acuerdo al tipo de agente de origen natural. Es importante mencionar que el análisis se centra en el período del año 2000 al 2012, el impacto económico total estimado en ese período en viviendas, escuelas, hospitales y carreteras fue más de $90 mil 554 millones y para tenerlo como referencia ese monto representa el 30% más del presupuesto de ingresos del Estado de Sonora proyectado para el ejercicio fiscal 2018 que es de $64 mil 017 millones de pesos.

En éste apartado, se analizan en retrospectiva siete aspectos de como la administración 2012-2018 del Gobierno Federal los recibe y para poder hablar del cumplimiento de metas que es el propósito de éste trabajo, aparte del primero que se comenta en el párrafo antecedente referido al contexto, serán citadas seis restantes como referencia y punto de inicio de los planes de acción de la presente Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC):
a)     Limitado enfoque preventivo.- Se observa que en los últimos años al 2012 existe una asimetría entre las acciones preventivas y reactivas, centrando los esfuerzos en la atención de las emergencias y reconstrucción de infraestructura dañada.
b)     Limitada vinculación con la sociedad y escasa promoción de la cultura de protección civil.- Se comenta que la participación social en el Sistema Nacional de Protección Civil (SNPC) ha sido mínima dada la escasa promoción a la cultura de protección civil ya que ésta no fue suficiente para poder llegar a las localidades con menos de 2 mil habitantes, en resumen, se consideró que la relación con el eslabón más fuerte, la sociedad civil organizada fue descuidada por las autoridades competentes.
c)     Limitada coordinación del SNPC en emergencias y desastres.- Se determina una falta de adecuada vinculación de los planes de protección civil de las entidades federativas con el gobierno de la república lo que ha provocado una deficiente disponibilidad y aprovechamiento de los recursos, además de la deficiente vinculación de los sistemas de información y monitoreo debido a una limitada y nula innovación tecnológica en la materia.
d)     Marco jurídico desactualizado y heterogéneo.- Este aspecto ya se ha comentado en el transcurso de la presente materia, aún cuando se recibe la administración con una nueva Ley General de Protección Civil publicada en junio de 2012, no fue suficiente para lograr que las entidades federativas armonizaran las leyes locales a la general, pero tampoco que la administración federal pudiera promulgar el reglamento de dicha Ley General así como normas oficiales mexicanas correlativas.
e)     Insuficiente adopción de innovación tecnológica en materia de protección civil.- Previstas en las estrategias de monitoreo y alertamiento sobre fenómenos naturales, especialmente los geológicos y los hidrometeorológicos quedando desvinculados al desarrollo tecnológico que ofrezca mayo claridad y certeza.
f)      Distribución inadecuada de los instrumentos financieros de gestión de riesgos.- Este aspecto es fácilmente observable en la tabla 2 de éste numeral, se cita como ejemplo que de 2004 a 2012, la proporción del Fopreden (acciones de prevención) es del 1.9% con relación al Fonden (atención de emergencias y acciones de reconstrucción) que en total fue poco más de 91,093 millones de pesos del presupuesto de egresos de la federación.

El Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018, considera las siguientes metas nacionales: a) México en Paz; b) México Próspero; c) México Incluyente; México con Educación de Calidad; d) México con Responsabilidad Global y cada uno dependiendo del sector gubernamental y Secretarías de Estado dispone de diferentes objetivos, estrategias, programas sectoriales y ahí, transversalmente como son las acciones de la protección civil, se desprenden también otros diversos objetivos del Programa Nacional de Protección Civil.

En base al diagnóstico elaborado, el PNPC se compone de seis objetivos perfectamente definidos que se derivan en estrategias y líneas de acción, éstos objetivos son listados a continuación:
1.     Fomentar la acción preventiva en la Gestión Integral de Riesgos para disminuir los efectos de los fenómenos perturbadores.
2.     Fortalecer la cultura de la protección civil mediante la vinculación nacional e internacional.
3.     Mejorar la coordinación de los integrantes del SNPC en emergencias y desastres.
4.     Generar un marco jurídico consistente que permita brindar certeza jurídica a las acciones en materia de protección civil.
5.     Fomentar la adopción y el uso de la innovación tecnológica aplicable a la protección civil.
6.     Fomentar la eficiencia en la asignación y distribución de recursos de los instrumentos financieros de gestión de riesgos.

Como se observa, éstos seis objetivos resultan de la interacción, armonización y alineamiento transversal entre el PNPC y el resto de los Programas Sectoriales, de éstos objetivos, se derivan en cada uno de ellos, “n” estrategias y cada una de ellas con varias líneas de acción estableciendo correspondencia institucional con las diversas secretarías de estado, incluyendo la corresponsabilidad para su cumplimiento.

Entonces, cada uno de estos objetivos ya enunciados, dispone de uno o dos indicadores. Un indicador es el dato que se fija en la etapa de definición de objetivos y servirá para conocer y valorar las características y la intensidad de un hecho, en éste caso, la evolución futura del objetivo planteado, es entonces un parámetro fijo para evaluar en el tiempo.

Por ejemplo, para evaluar el objetivo número dos, referente al fortalecimiento de la cultura de protección civil mediante la vinculación nacional e internacional se fijan dos indicadores: el primero nos habla del porcentaje de población beneficiada de la cultura de la protección civil, con actividades como talleres, campañas, posters, pláticas, etc. El segundo indicador, se refiere al porcentaje de habitantes de zonas de riesgo que han recibido información de protección civil.

En conclusión, determinar el cumplimiento de las metas del Programa y emitir una opinión personal al respecto es relativamente sencillo cuando en el transcurso de los seis años de la administración federal se le ha dado seguimiento como un simpe ciudadano espectador.

Los resultados empíricamente medibles, o simplemente con la percepción generalizada del inconsciente colectivo, ofrece resultados desastrosos ya que igual, fácilmente se puede observar el no cumplimiento de los objetivos y la intrascendencia de las metas del PNPC. Las anotaciones hechas en el diagnóstico del programa al inicio de la administración retrocedieron por varios motivos:

En cuanto a la participación de la sociedad civil y la sociedad civil organizada prácticamente fue nulificada, institucionalmente se pretendió bloquear toda iniciativa ciudadana que significara encabezar movimientos que indicaran un mayor poder de convocatoria que el de la autoridad federal. Cabe agregar la cancelación de los congresos y encuentros nacionales y regionales de protección civil, bajo el argumento de poco presupuesto.

Relativo a fomentar la cultura de la protección civil, se perdió el enfoque con el uso y abuso de las redes sociales, especialmente el twitter, tal pareciera que la CNPC se olvidó que estamos en una nación donde prácticamente el 60% de la población es pobre y aunque las encuestas de INEGI nos coloca como un País conectado, en un rango del 70% de la población, la verdad es que si bien es cierto que dicho porcentaje tiene conexión mediante dispositivos móviles, también es cierto que ésta la consiguen en lugares públicos o de redes abiertas, ya que en centros de trabajo o domicilios particulares el porcentaje es muy distante.

Referente al marco jurídico consistente y actualizado, también podemos afirmar qué aunque la Ley General tuvo sus modificaciones en los años 2014 y 2018, hace falta incluirle cambios de fondo. Su Reglamento tardó años en generarse por la CNPC actual, Normas Oficiales Mexicanas que se prometieron para el manejo y almacenaje de materiales explosivos, quedo pendiente de elaboración. No hubo consecuencias de ninguna índole, no siquiera exhortos a aquellos gobiernos locales que no armonizaron sus leyes al marco general.

En cuanto al uso de las tecnologías para los sistemas de gestión y alertamiento, y aunque el alertamiento temprano se encuentra en el acuerdo signado por México en el Marco de Sendai, el gobierno federal y los locales poco han invertido en estos equipos, solo recordar la cruda realidad del sistema de alertamiento durante el 19S que dejó al descubierto desviación de recursos o no instalación de equipos previamente comprados. También comentar que en cuanto al sistema SIAT-CT, es comentado por expertos que requiere su actualización, así como en los sistemas de cómputo y satelitales para obtener pronósticos en tiempo real.

Por último, según la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción de los Desastres (UNISRD) por cada $1 peso que se invierte en prevención, se ahorra después $7 pesos en reconstrucción, es decir, acciones de prevención equivalen al 14.3%. En México, de 2007 a 2014 el presupuesto del FOPREDEN fue poco más de $335 millones, mientras que para el FONDEN fue de $6,245 millones, haciendo la comparación contra el dato de la UNISRD, durante ese período la proporción de la inversión para la prevención ante la reconstrucción fue de 5.4%.

Entonces, en estas conclusiones quisiera abordar ese aspecto como otro no cumplimiento de los objetivos del PNPC, ello en cuanto a la distribución de los recursos. Porque a pesar de que es uno de los puntos que se observa con mayor énfasis en el apartado de diagnóstico, la fase preventiva de la gestión integral del riesgo de desastres sigue sin aparecer, no es necesario ser muy letrado para darse cuenta de que se continúa con una protección reactiva, enfocada a la atención de la emergencia y la reconstrucción, solo basta acumular el gasto que generaron las consecuencias de los fenómenos geológicos e hidrometeorológicos de 2017 y 2018 en nuestro país; ya lo veremos en la nueva administración federal, cual es el diagnóstico a 2018, el diagnóstico del nuevo PNPC será el juez más duro en la comparación de los resultados.


¿Y cuál es tu opinión?, nos leemos pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario