- Radio Epicentro Blog

Radio Epicentro Blog

Difundiendo temas relacionados a la Protección Civil gracias a la colaboración de más de 20 especialistas en el área.

lunes, 8 de octubre de 2018



La protección civil para profesionales, no profesionales, y población en general.
Por: J. Raúl Cantón y Lara



Como todos sabemos la protección civil se instituyó en nuestro país a raíz del sismo de 1985, y ¿antes de esa fecha no había nada referente a la protección de la población?

Esto ya lo he mencionado pero, no está por demás volverlo a mencionar.

El viernes 20 de octubre de 1961, por Decreto del entonces Presidente de la República Adolfo López Mateos, se creó el CONSEJO NACIONAL DE PREVENCIÓN DE ACCIDENTES, bajo la dirección de la Secretaria de Salubridad y Asistencia, cuyo titular era el Dr. José Alvarez Amézquita.

Les transcribo parte del decreto:

Adolfo López Mateos, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes sabed:

Que una de las preocupaciones fundamentales del Gobierno ha sido la de fomentar la salud pública atendiendo los problemas inherentes a la misma, uno de los cuales es el estudio y la prevención de los accidentes y el tratamiento de los accidentes.

. . . . . .

Que el accidente actualmente se considera como un problema de salud pública, dadas las altas cifras de morbilidad y mortalidad que producen, pero en atención al alcance nacional del problema en cuestión están interesados en la resolución del mismo, no solo la Secretaría de Salubridad y Asistencia sino otros organismos gubernamentales, ya sean Secretarías y Departamentos de Estado o Instituciones Semioficiales y Descentralizadas, además de Instituciones Privadas y Particulares.

. . . . . .

Decreto

Articulo 1°.- Bajo la dirección de la Secretaría de Salubridad y Asistencia se crea el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes, con objeto de llenar las siguientes funciones esenciales:

a).- La elaboración de normas generales y especiales destinadas a la Prevención de Accidentes;

b).- El estudio, programación y realización de programas destinados a la prevención de accidentes y tratamiento de los accidentes;

c).- Propiciar la creación de uno o varios organismos, dependientes técnicamente del Consejo, dedicados a la realización de programas, aprobados por éste;

d).- El financiamiento parcial de los programas de cuya realización se encarguen los organismos antes citados, bajo las bases y condiciones que al efecto se decreten por el Consejo;

e).- La investigación científica de formas o modos de resolución del problema de los accidentes que se plantea en nuestro medio; y

f).- En general atender todos los problemas de educación general necesarios para el buen fin de las campañas o programas de prevención de accidentes.

Articulo 2°.- El Consejo tendrá personalidad jurídica para todos los efectos legales y un patrimonio propio que se integrará con los siguiente bienes:

. . . . . .

Articulo 3°.-

. . . . . .

Articulo 11.- La duración del Consejo será indefinida.

A partir de esa fecha el Consejo Nacional se constituyó y empezó a funcionar, en 1970 ocupando la presidencia de la república Luis Echeverría Álvarez nombró como Secretario de Salubridad y Asistencia al Dr. Jorge Jiménez Cantú, quien a su vez designó como Director General del Consejo al Dr. Ricardo Campos Hütch.

En 1972 el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes por conducto del Dr. Ricardo Campos, organizó el Primer Simposio Nacional Sobre Accidentes, que se realizó del 21 al 24 de junio de ese año, en las instalaciones de la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional estableciendo como objetivo “esperar un mejor conocimiento de los factores humanos, mecánicos, ambientales y otros que intervienen en la producción de accidentes, así como de los medios o métodos que puedan servir para controlarlos, reduciendo su número y gravedad en términos generales y, por lo tanto, limitando sus consecuencias.

Quedó establecido que, las actividades del Simposio serían de carácter técnico, científico y artístico y consistirían en:

a)       La presentación de trabajos escritos por instituciones o personas referentes a diversos tipos de accidentes.

b)      Exposiciones técnica y artística.

c)       La integración de conclusiones que serían consideradas para su aprobación en una reunión final de los Coordinadores del Simposio.

Los temas técnico-científicos fueron de carácter general o especial.

Los de carácter general plantearon aspectos comunes a diversas clases de accidentes.

Los temas técnico-científicos comprendieron los siguientes aspectos:

-          De transporte

-          De industria

-          De hogar y edificios

-          De campo

-          De puertos y vías fluviales

Hubo un concurso de carteles y fotografías, que se exhibieron dentro de toda la sede, así como stands de equipos y servicios, otorgándose premios económicos además del diploma correspondiente de participación.

En el Concurso de Carteles el premio del primer lugar se le entregó al Sr. Fernando Bernal Raymundi, quien presentó el cartel “No te protejas a medias”.

El primer lugar de los stads de Exposición de Material de Seguridad fue otorgado a la Asociación Mexicana de Higiene y Seguridad, A.C.

Hubo 138 ponencias, una de ellas fue la que dictó el que escribe este artículo, o sea yo, sobre “ESCALERAS DE SEGURIDAD Y SALIDAS DE EMERGENCIA EN EDIFICIOS”.

Así mismo, hubo una ponencia llamada “CREACION DE LA ORGANIZACIÓN DE DEFENSA CIVIL EN MEXICO”, dictada por el Lic. Miguel Alemán Velasco, Director General de Información de Telesistema Mexicano, S.A. y por Antonio Menéndez, Director General de Corporación Mexicana de Radio y Televisión, S.A. de C.V., en esa ponencia los ponentes establecen que “Debe promoverse ante las autoridades correspondientes, el estudio jurídico y las medidas legislativas correspondientes, a fin de que nuestro país cuente con la Organización de Defensa Civil en México, para bien de todos los mexicanos”.

Definiendo como Defensa Civil, “Es una nueva función de la sociedad, promovida y dirigida por el Estado, tendente a crear mayores índices de seguridad y de bienestar personales, en todos los niveles, mediante el mejor uso de los recursos que ofrece la ciencia y la tecnología moderna, al servicio del hombre”.

Continúa la ponencia, “La Defensa Civil, comprende dos grandes campos de actividad:”

“El de tipo preventivo, dirigido a evitar, proteger, salvar y socorrer a personas y bienes en peligro, debido a catástrofes naturales, o bien, a siniestros producidos por el hombre mismo.”

Continúa,

“El de tipo constructivo, tendente a organizar y canalizar positivamente tanto la natural agresividad humana, cuando los nobles impulsos de generosidad y desprendimiento ciudadano, que pueden aportarse de modo voluntario y permanente, con el objeto fundamental de elevar los niveles de vida comunitarios.”

“Defensa civil, es el mecanismo que las sociedades modernas adoptan, para coordinar de modo inteligente y productivo, los vastos recursos conque cuenta el Estado mismo, con el esfuerzo y la iniciativa individuales. Es una expresión indudable de la voluntad nacional de ser y de solidaridad social y humana.

Recuerden que estamos hablando de una ponencia dictada en 1972.- “Actualmente en México operan diversas modalidades de la protección civil, tanto en los aspectos preventivos como constructivos, pero de modo verdaderamente caótico, disperso y en grados muy distintos de intensidad, duración y sobre todo, de eficacia.”

“Diversas instituciones públicas, privadas y mixtas, con diferentes sistemas y normas de operación, realizan cada quién por su lado, de modo inconexo, desintegrado y esporádico o permanente, distintas tareas de educación, instrucción, prevención y socorro.”

“Por cuanto toca al aspecto constructivo de la movilización social voluntaria, sobresalen las de mejoramiento moral, cívico y material, de resultados muy diversos.”

“La cruel secuela de catástrofes en donde intervienen los fenómenos naturales, así como la de los siniestros producidos por la mano del hombre, ponen de relieve la innata generosidad del mexicano, cuando nuestra incapacidad por impreparación, para canalizar de modo eficaz y fluido, recursos de toda índole, indispensables para paliar la desgracia.”

“Todos los mexicanos – en diverso grado- querríamos poder en aquellos momentos, tener la íntima y firma seguridad de que, llegará a su destino de modo oportuno, cualesquier recursos que nuestros sentidos de solidaridad humana y patriótica, nos impulse a donar de modo inmediato: comida, vestido, medicina, dinero, materiales diversos y aun, el trabajo físico de nuestros brazos o la capacidad técnica o profesional, personal o de grupo.”

“Pocas personas saben qué hacer y cómo actuar ante cualesquier emergencias: derrumbes, incendios, explosiones; traumatismos por golpes o caídas, shock eléctrico, fractura, desmayo, paro respiratorio o paro cardiorespiratorio. Ni ante un sismo, tsunami o simplemente, ante la inundación temporal.”

“Ante cualquier emergencia, el mexicano por lo general más estorba y perjudica que ayuda y socorre: no por falta de buena intención o voluntad, sino por falta de organización, conocimientos y práctica para afrontar este tipo de crisis.”

Otra ponencia fue, “EL SERVICIO SOCIAL DE ESTUDIANTES, PASANTES Y PROFESIONALES COMO RECURSO DE AUXILIO EN LOS DESASTRES”

Como se puede ver, desde ese entonces (1970) ya se tenía muy clara la problemática y lo que se tenía qué hacer, el problema radicó en que como siempre ha pasado en nuestro hermoso país, el sexenio de Luis Echeverria Alvarez terminó, Jorge Jiménez Cantú salió de la Secretaría de Salubridad y Asistencia para irse como gobernador al Estado de México y, el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes desapareció.

Tal vez, y digo tal vez, si hubiera continuado el Consejo y se hubiera continuado con los trabajos y proyectos que se tenían, muchos de ellos emanados de las ponencias del mencionado Simposio como la que les acabo de compartir, en 1985 hubiera sido otra la historia, y tal vez, y digo tal vez, ahorita la protección civil estaría mucho mejor.

El problema es que llevamos 33 años y sí hemos avanzado mucho pero, dando bandazos, me imagino que es como cuando yo subía al Popocatepetl, antes de llegar a la nieve había que caminar por los arenales, y ahí das un paso para adelante y te regresas tres.

La idea planteada en la ponencia que les compartí es un reflejo de lo que actualmente esta sucediendo, en la administración anterior mas o menos iba bien la cosa, avanzamos bastante, entró la nueva administración y se fue a la basura gran parte de lo que se había avanzado, en Iztapalapa se había hecho un buen trabajo y va para afuera el titular de protección civil, afortunadamente a la persona que acaban de nombrar como titula es un a mujer muy preparada, esperemos ver cómo se desenvuelve, en Miguel Hidalgo el titular de protección civil estaba haciendo muy trabajo, inclusive trabajando con la población civil y, ya salió, no hay continuidad de los proyectos y se cortan de tajo los programas.

No hay que olvidar que, como mencioné, el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes, con la salida del Dr. Jorge Jiménez Cantú, desapareció, sin embargo con fecha 20 de marzo de 1987, se publicó en el DOF el “DECRETO POR EL QUE SE CREA EL CONSEJO NACIONAL PARA LA PREVENCION DE ACCIDENTES”, decreto de Miguel de la Madrid Hurtado, que por cierto se escondió  durante los primeros días del sismo de 1985 para no hacer frente a la situación que prevalecía.

En tal decreto se establecía que:

ARTICULO PRIMERO.- Se crea el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, el cual tendrá por objeto proponer las acciones en materia de prevención y control de accidentes a que se refiere el Artículo 163 de la Ley General de salud.

 Sin perjuicio de lo anterior, la Secretaría de Salud coordinará sus actividades con las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, y de conformidad con los acuerdos de coordinación que se celebren, con los gobiernos de las entidades federativas, para la investigación, prevención y control de los accidentes.

Artículo 163.- La acción en materia de prevención y control de accidentes comprende:

I. El conocimiento de las causas más usuales que generan accidentes;

II. La adopción de medidas para prevenir accidentes;

III. El desarrollo de investigación para la prevención de los mismos;

IV. El fomento, dentro de los programas de educación para la salud, de la orientación a la población para la prevención de accidentes;

V. La atención de los padecimientos que se produzcan como consecuencia de ellos, y

VI. La promoción de la participación de la comunidad en la prevención de accidentes.

Para la mayor eficacia de las acciones a las que se refiere este Artículo, se creará el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes del que formarán parte representantes de los sectores público, social y privado.

De acuerdo a lo que se acaba de leer, la prevención de accidentes y su atención, en cualquier ámbito, casa habitación, unidad habitacional, escuela, centro deportivo, centro nocturno o de entretenimiento, etc., es competencia del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes.

Ahora la pregunta es, ¿todo lo que establece el decreto (vigente) lo realiza el mencionado Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes?, entonces ¿por qué protección civil hasta promueve el “PLAN FAMILIAR DE PROTECCIÓN CIVIL”?

Esperemos que las nuevas administraciones sean inteligentes y sensibles a lo que realmente se requiere en materia de protección civil, y se pueda bajar ésta a tal nivel de que pueda ser asimilada fácilmente por la sociedad civil en general y así ir creando la cultura tan necesaria.



J. RAUL CANTON Y LARA

La protección civil para profesionales, no profesionales, y población en general.



Como todos sabemos la protección civil se instituyó en nuestro país a raíz del sismo de 1985, y ¿antes de esa fecha no había nada referente a la protección de la población?

Esto ya lo he mencionado pero, no está por demás volverlo a mencionar.

El viernes 20 de octubre de 1961, por Decreto del entonces Presidente de la República Adolfo López Mateos, se creó el CONSEJO NACIONAL DE PREVENCIÓN DE ACCIDENTES, bajo la dirección de la Secretaria de Salubridad y Asistencia, cuyo titular era el Dr. José Alvarez Amézquita.

Les transcribo parte del decreto:

Adolfo López Mateos, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes sabed:

Que una de las preocupaciones fundamentales del Gobierno ha sido la de fomentar la salud pública atendiendo los problemas inherentes a la misma, uno de los cuales es el estudio y la prevención de los accidentes y el tratamiento de los accidentes.

. . . . . .

Que el accidente actualmente se considera como un problema de salud pública, dadas las altas cifras de morbilidad y mortalidad que producen, pero en atención al alcance nacional del problema en cuestión están interesados en la resolución del mismo, no solo la Secretaría de Salubridad y Asistencia sino otros organismos gubernamentales, ya sean Secretarías y Departamentos de Estado o Instituciones Semioficiales y Descentralizadas, además de Instituciones Privadas y Particulares.

. . . . . .

Decreto

Articulo 1°.- Bajo la dirección de la Secretaría de Salubridad y Asistencia se crea el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes, con objeto de llenar las siguientes funciones esenciales:

a).- La elaboración de normas generales y especiales destinadas a la Prevención de Accidentes;

b).- El estudio, programación y realización de programas destinados a la prevención de accidentes y tratamiento de los accidentes;

c).- Propiciar la creación de uno o varios organismos, dependientes técnicamente del Consejo, dedicados a la realización de programas, aprobados por éste;

d).- El financiamiento parcial de los programas de cuya realización se encarguen los organismos antes citados, bajo las bases y condiciones que al efecto se decreten por el Consejo;

e).- La investigación científica de formas o modos de resolución del problema de los accidentes que se plantea en nuestro medio; y

f).- En general atender todos los problemas de educación general necesarios para el buen fin de las campañas o programas de prevención de accidentes.

Articulo 2°.- El Consejo tendrá personalidad jurídica para todos los efectos legales y un patrimonio propio que se integrará con los siguiente bienes:

. . . . . .

Articulo 3°.-

. . . . . .

Articulo 11.- La duración del Consejo será indefinida.

A partir de esa fecha el Consejo Nacional se constituyó y empezó a funcionar, en 1970 ocupando la presidencia de la república Luis Echeverría Álvarez nombró como Secretario de Salubridad y Asistencia al Dr. Jorge Jiménez Cantú, quien a su vez designó como Director General del Consejo al Dr. Ricardo Campos Hütch.

En 1972 el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes por conducto del Dr. Ricardo Campos, organizó el Primer Simposio Nacional Sobre Accidentes, que se realizó del 21 al 24 de junio de ese año, en las instalaciones de la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional estableciendo como objetivo “esperar un mejor conocimiento de los factores humanos, mecánicos, ambientales y otros que intervienen en la producción de accidentes, así como de los medios o métodos que puedan servir para controlarlos, reduciendo su número y gravedad en términos generales y, por lo tanto, limitando sus consecuencias.

Quedó establecido que, las actividades del Simposio serían de carácter técnico, científico y artístico y consistirían en:

a)       La presentación de trabajos escritos por instituciones o personas referentes a diversos tipos de accidentes.

b)      Exposiciones técnica y artística.

c)       La integración de conclusiones que serían consideradas para su aprobación en una reunión final de los Coordinadores del Simposio.

Los temas técnico-científicos fueron de carácter general o especial.

Los de carácter general plantearon aspectos comunes a diversas clases de accidentes.

Los temas técnico-científicos comprendieron los siguientes aspectos:

-          De transporte

-          De industria

-          De hogar y edificios

-          De campo

-          De puertos y vías fluviales

Hubo un concurso de carteles y fotografías, que se exhibieron dentro de toda la sede, así como stands de equipos y servicios, otorgándose premios económicos además del diploma correspondiente de participación.

En el Concurso de Carteles el premio del primer lugar se le entregó al Sr. Fernando Bernal Raymundi, quien presentó el cartel “No te protejas a medias”.

El primer lugar de los stads de Exposición de Material de Seguridad fue otorgado a la Asociación Mexicana de Higiene y Seguridad, A.C.

Hubo 138 ponencias, una de ellas fue la que dictó el que escribe este artículo, o sea yo, sobre “ESCALERAS DE SEGURIDAD Y SALIDAS DE EMERGENCIA EN EDIFICIOS”.

Así mismo, hubo una ponencia llamada “CREACION DE LA ORGANIZACIÓN DE DEFENSA CIVIL EN MEXICO”, dictada por el Lic. Miguel Alemán Velasco, Director General de Información de Telesistema Mexicano, S.A. y por Antonio Menéndez, Director General de Corporación Mexicana de Radio y Televisión, S.A. de C.V., en esa ponencia los ponentes establecen que “Debe promoverse ante las autoridades correspondientes, el estudio jurídico y las medidas legislativas correspondientes, a fin de que nuestro país cuente con la Organización de Defensa Civil en México, para bien de todos los mexicanos”.

Definiendo como Defensa Civil, “Es una nueva función de la sociedad, promovida y dirigida por el Estado, tendente a crear mayores índices de seguridad y de bienestar personales, en todos los niveles, mediante el mejor uso de los recursos que ofrece la ciencia y la tecnología moderna, al servicio del hombre”.

Continúa la ponencia, “La Defensa Civil, comprende dos grandes campos de actividad:”

“El de tipo preventivo, dirigido a evitar, proteger, salvar y socorrer a personas y bienes en peligro, debido a catástrofes naturales, o bien, a siniestros producidos por el hombre mismo.”

Continúa,

“El de tipo constructivo, tendente a organizar y canalizar positivamente tanto la natural agresividad humana, cuando los nobles impulsos de generosidad y desprendimiento ciudadano, que pueden aportarse de modo voluntario y permanente, con el objeto fundamental de elevar los niveles de vida comunitarios.”

“Defensa civil, es el mecanismo que las sociedades modernas adoptan, para coordinar de modo inteligente y productivo, los vastos recursos conque cuenta el Estado mismo, con el esfuerzo y la iniciativa individuales. Es una expresión indudable de la voluntad nacional de ser y de solidaridad social y humana.

Recuerden que estamos hablando de una ponencia dictada en 1972.- “Actualmente en México operan diversas modalidades de la protección civil, tanto en los aspectos preventivos como constructivos, pero de modo verdaderamente caótico, disperso y en grados muy distintos de intensidad, duración y sobre todo, de eficacia.”

“Diversas instituciones públicas, privadas y mixtas, con diferentes sistemas y normas de operación, realizan cada quién por su lado, de modo inconexo, desintegrado y esporádico o permanente, distintas tareas de educación, instrucción, prevención y socorro.”

“Por cuanto toca al aspecto constructivo de la movilización social voluntaria, sobresalen las de mejoramiento moral, cívico y material, de resultados muy diversos.”

“La cruel secuela de catástrofes en donde intervienen los fenómenos naturales, así como la de los siniestros producidos por la mano del hombre, ponen de relieve la innata generosidad del mexicano, cuando nuestra incapacidad por impreparación, para canalizar de modo eficaz y fluido, recursos de toda índole, indispensables para paliar la desgracia.”

“Todos los mexicanos – en diverso grado- querríamos poder en aquellos momentos, tener la íntima y firma seguridad de que, llegará a su destino de modo oportuno, cualesquier recursos que nuestros sentidos de solidaridad humana y patriótica, nos impulse a donar de modo inmediato: comida, vestido, medicina, dinero, materiales diversos y aun, el trabajo físico de nuestros brazos o la capacidad técnica o profesional, personal o de grupo.”

“Pocas personas saben qué hacer y cómo actuar ante cualesquier emergencias: derrumbes, incendios, explosiones; traumatismos por golpes o caídas, shock eléctrico, fractura, desmayo, paro respiratorio o paro cardiorespiratorio. Ni ante un sismo, tsunami o simplemente, ante la inundación temporal.”

“Ante cualquier emergencia, el mexicano por lo general más estorba y perjudica que ayuda y socorre: no por falta de buena intención o voluntad, sino por falta de organización, conocimientos y práctica para afrontar este tipo de crisis.”

Otra ponencia fue, “EL SERVICIO SOCIAL DE ESTUDIANTES, PASANTES Y PROFESIONALES COMO RECURSO DE AUXILIO EN LOS DESASTRES”

Como se puede ver, desde ese entonces (1970) ya se tenía muy clara la problemática y lo que se tenía qué hacer, el problema radicó en que como siempre ha pasado en nuestro hermoso país, el sexenio de Luis Echeverria Alvarez terminó, Jorge Jiménez Cantú salió de la Secretaría de Salubridad y Asistencia para irse como gobernador al Estado de México y, el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes desapareció.

Tal vez, y digo tal vez, si hubiera continuado el Consejo y se hubiera continuado con los trabajos y proyectos que se tenían, muchos de ellos emanados de las ponencias del mencionado Simposio como la que les acabo de compartir, en 1985 hubiera sido otra la historia, y tal vez, y digo tal vez, ahorita la protección civil estaría mucho mejor.

El problema es que llevamos 33 años y sí hemos avanzado mucho pero, dando bandazos, me imagino que es como cuando yo subía al Popocatepetl, antes de llegar a la nieve había que caminar por los arenales, y ahí das un paso para adelante y te regresas tres.

La idea planteada en la ponencia que les compartí es un reflejo de lo que actualmente esta sucediendo, en la administración anterior mas o menos iba bien la cosa, avanzamos bastante, entró la nueva administración y se fue a la basura gran parte de lo que se había avanzado, en Iztapalapa se había hecho un buen trabajo y va para afuera el titular de protección civil, afortunadamente a la persona que acaban de nombrar como titula es un a mujer muy preparada, esperemos ver cómo se desenvuelve, en Miguel Hidalgo el titular de protección civil estaba haciendo muy trabajo, inclusive trabajando con la población civil y, ya salió, no hay continuidad de los proyectos y se cortan de tajo los programas.

No hay que olvidar que, como mencioné, el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes, con la salida del Dr. Jorge Jiménez Cantú, desapareció, sin embargo con fecha 20 de marzo de 1987, se publicó en el DOF el “DECRETO POR EL QUE SE CREA EL CONSEJO NACIONAL PARA LA PREVENCION DE ACCIDENTES”, decreto de Miguel de la Madrid Hurtado, que por cierto se escondió  durante los primeros días del sismo de 1985 para no hacer frente a la situación que prevalecía.

En tal decreto se establecía que:

ARTICULO PRIMERO.- Se crea el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, el cual tendrá por objeto proponer las acciones en materia de prevención y control de accidentes a que se refiere el Artículo 163 de la Ley General de salud.

 Sin perjuicio de lo anterior, la Secretaría de Salud coordinará sus actividades con las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, y de conformidad con los acuerdos de coordinación que se celebren, con los gobiernos de las entidades federativas, para la investigación, prevención y control de los accidentes.

Artículo 163.- La acción en materia de prevención y control de accidentes comprende:

I. El conocimiento de las causas más usuales que generan accidentes;

II. La adopción de medidas para prevenir accidentes;

III. El desarrollo de investigación para la prevención de los mismos;

IV. El fomento, dentro de los programas de educación para la salud, de la orientación a la población para la prevención de accidentes;

V. La atención de los padecimientos que se produzcan como consecuencia de ellos, y

VI. La promoción de la participación de la comunidad en la prevención de accidentes.

Para la mayor eficacia de las acciones a las que se refiere este Artículo, se creará el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes del que formarán parte representantes de los sectores público, social y privado.

De acuerdo a lo que se acaba de leer, la prevención de accidentes y su atención, en cualquier ámbito, casa habitación, unidad habitacional, escuela, centro deportivo, centro nocturno o de entretenimiento, etc., es competencia del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes.

Ahora la pregunta es, ¿todo lo que establece el decreto (vigente) lo realiza el mencionado Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes?, entonces ¿por qué protección civil hasta promueve el “PLAN FAMILIAR DE PROTECCIÓN CIVIL”?

Esperemos que las nuevas administraciones sean inteligentes y sensibles a lo que realmente se requiere en materia de protección civil, y se pueda bajar ésta a tal nivel de que pueda ser asimilada fácilmente por la sociedad civil en general y así ir creando la cultura tan necesaria.



J. RAUL CANTON Y LARA

La protección civil para profesionales, no profesionales, y población en general.



Como todos sabemos la protección civil se instituyó en nuestro país a raíz del sismo de 1985, y ¿antes de esa fecha no había nada referente a la protección de la población?

Esto ya lo he mencionado pero, no está por demás volverlo a mencionar.

El viernes 20 de octubre de 1961, por Decreto del entonces Presidente de la República Adolfo López Mateos, se creó el CONSEJO NACIONAL DE PREVENCIÓN DE ACCIDENTES, bajo la dirección de la Secretaria de Salubridad y Asistencia, cuyo titular era el Dr. José Alvarez Amézquita.

Les transcribo parte del decreto:

Adolfo López Mateos, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes sabed:

Que una de las preocupaciones fundamentales del Gobierno ha sido la de fomentar la salud pública atendiendo los problemas inherentes a la misma, uno de los cuales es el estudio y la prevención de los accidentes y el tratamiento de los accidentes.

. . . . . .

Que el accidente actualmente se considera como un problema de salud pública, dadas las altas cifras de morbilidad y mortalidad que producen, pero en atención al alcance nacional del problema en cuestión están interesados en la resolución del mismo, no solo la Secretaría de Salubridad y Asistencia sino otros organismos gubernamentales, ya sean Secretarías y Departamentos de Estado o Instituciones Semioficiales y Descentralizadas, además de Instituciones Privadas y Particulares.

. . . . . .

Decreto

Articulo 1°.- Bajo la dirección de la Secretaría de Salubridad y Asistencia se crea el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes, con objeto de llenar las siguientes funciones esenciales:

a).- La elaboración de normas generales y especiales destinadas a la Prevención de Accidentes;

b).- El estudio, programación y realización de programas destinados a la prevención de accidentes y tratamiento de los accidentes;

c).- Propiciar la creación de uno o varios organismos, dependientes técnicamente del Consejo, dedicados a la realización de programas, aprobados por éste;

d).- El financiamiento parcial de los programas de cuya realización se encarguen los organismos antes citados, bajo las bases y condiciones que al efecto se decreten por el Consejo;

e).- La investigación científica de formas o modos de resolución del problema de los accidentes que se plantea en nuestro medio; y

f).- En general atender todos los problemas de educación general necesarios para el buen fin de las campañas o programas de prevención de accidentes.

Articulo 2°.- El Consejo tendrá personalidad jurídica para todos los efectos legales y un patrimonio propio que se integrará con los siguiente bienes:

. . . . . .

Articulo 3°.-

. . . . . .

Articulo 11.- La duración del Consejo será indefinida.

A partir de esa fecha el Consejo Nacional se constituyó y empezó a funcionar, en 1970 ocupando la presidencia de la república Luis Echeverría Álvarez nombró como Secretario de Salubridad y Asistencia al Dr. Jorge Jiménez Cantú, quien a su vez designó como Director General del Consejo al Dr. Ricardo Campos Hütch.

En 1972 el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes por conducto del Dr. Ricardo Campos, organizó el Primer Simposio Nacional Sobre Accidentes, que se realizó del 21 al 24 de junio de ese año, en las instalaciones de la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional estableciendo como objetivo “esperar un mejor conocimiento de los factores humanos, mecánicos, ambientales y otros que intervienen en la producción de accidentes, así como de los medios o métodos que puedan servir para controlarlos, reduciendo su número y gravedad en términos generales y, por lo tanto, limitando sus consecuencias.

Quedó establecido que, las actividades del Simposio serían de carácter técnico, científico y artístico y consistirían en:

a)       La presentación de trabajos escritos por instituciones o personas referentes a diversos tipos de accidentes.

b)      Exposiciones técnica y artística.

c)       La integración de conclusiones que serían consideradas para su aprobación en una reunión final de los Coordinadores del Simposio.

Los temas técnico-científicos fueron de carácter general o especial.

Los de carácter general plantearon aspectos comunes a diversas clases de accidentes.

Los temas técnico-científicos comprendieron los siguientes aspectos:

-          De transporte

-          De industria

-          De hogar y edificios

-          De campo

-          De puertos y vías fluviales

Hubo un concurso de carteles y fotografías, que se exhibieron dentro de toda la sede, así como stands de equipos y servicios, otorgándose premios económicos además del diploma correspondiente de participación.

En el Concurso de Carteles el premio del primer lugar se le entregó al Sr. Fernando Bernal Raymundi, quien presentó el cartel “No te protejas a medias”.

El primer lugar de los stads de Exposición de Material de Seguridad fue otorgado a la Asociación Mexicana de Higiene y Seguridad, A.C.

Hubo 138 ponencias, una de ellas fue la que dictó el que escribe este artículo, o sea yo, sobre “ESCALERAS DE SEGURIDAD Y SALIDAS DE EMERGENCIA EN EDIFICIOS”.

Así mismo, hubo una ponencia llamada “CREACION DE LA ORGANIZACIÓN DE DEFENSA CIVIL EN MEXICO”, dictada por el Lic. Miguel Alemán Velasco, Director General de Información de Telesistema Mexicano, S.A. y por Antonio Menéndez, Director General de Corporación Mexicana de Radio y Televisión, S.A. de C.V., en esa ponencia los ponentes establecen que “Debe promoverse ante las autoridades correspondientes, el estudio jurídico y las medidas legislativas correspondientes, a fin de que nuestro país cuente con la Organización de Defensa Civil en México, para bien de todos los mexicanos”.

Definiendo como Defensa Civil, “Es una nueva función de la sociedad, promovida y dirigida por el Estado, tendente a crear mayores índices de seguridad y de bienestar personales, en todos los niveles, mediante el mejor uso de los recursos que ofrece la ciencia y la tecnología moderna, al servicio del hombre”.

Continúa la ponencia, “La Defensa Civil, comprende dos grandes campos de actividad:”

“El de tipo preventivo, dirigido a evitar, proteger, salvar y socorrer a personas y bienes en peligro, debido a catástrofes naturales, o bien, a siniestros producidos por el hombre mismo.”

Continúa,

“El de tipo constructivo, tendente a organizar y canalizar positivamente tanto la natural agresividad humana, cuando los nobles impulsos de generosidad y desprendimiento ciudadano, que pueden aportarse de modo voluntario y permanente, con el objeto fundamental de elevar los niveles de vida comunitarios.”

“Defensa civil, es el mecanismo que las sociedades modernas adoptan, para coordinar de modo inteligente y productivo, los vastos recursos conque cuenta el Estado mismo, con el esfuerzo y la iniciativa individuales. Es una expresión indudable de la voluntad nacional de ser y de solidaridad social y humana.

Recuerden que estamos hablando de una ponencia dictada en 1972.- “Actualmente en México operan diversas modalidades de la protección civil, tanto en los aspectos preventivos como constructivos, pero de modo verdaderamente caótico, disperso y en grados muy distintos de intensidad, duración y sobre todo, de eficacia.”

“Diversas instituciones públicas, privadas y mixtas, con diferentes sistemas y normas de operación, realizan cada quién por su lado, de modo inconexo, desintegrado y esporádico o permanente, distintas tareas de educación, instrucción, prevención y socorro.”

“Por cuanto toca al aspecto constructivo de la movilización social voluntaria, sobresalen las de mejoramiento moral, cívico y material, de resultados muy diversos.”

“La cruel secuela de catástrofes en donde intervienen los fenómenos naturales, así como la de los siniestros producidos por la mano del hombre, ponen de relieve la innata generosidad del mexicano, cuando nuestra incapacidad por impreparación, para canalizar de modo eficaz y fluido, recursos de toda índole, indispensables para paliar la desgracia.”

“Todos los mexicanos – en diverso grado- querríamos poder en aquellos momentos, tener la íntima y firma seguridad de que, llegará a su destino de modo oportuno, cualesquier recursos que nuestros sentidos de solidaridad humana y patriótica, nos impulse a donar de modo inmediato: comida, vestido, medicina, dinero, materiales diversos y aun, el trabajo físico de nuestros brazos o la capacidad técnica o profesional, personal o de grupo.”

“Pocas personas saben qué hacer y cómo actuar ante cualesquier emergencias: derrumbes, incendios, explosiones; traumatismos por golpes o caídas, shock eléctrico, fractura, desmayo, paro respiratorio o paro cardiorespiratorio. Ni ante un sismo, tsunami o simplemente, ante la inundación temporal.”

“Ante cualquier emergencia, el mexicano por lo general más estorba y perjudica que ayuda y socorre: no por falta de buena intención o voluntad, sino por falta de organización, conocimientos y práctica para afrontar este tipo de crisis.”

Otra ponencia fue, “EL SERVICIO SOCIAL DE ESTUDIANTES, PASANTES Y PROFESIONALES COMO RECURSO DE AUXILIO EN LOS DESASTRES”

Como se puede ver, desde ese entonces (1970) ya se tenía muy clara la problemática y lo que se tenía qué hacer, el problema radicó en que como siempre ha pasado en nuestro hermoso país, el sexenio de Luis Echeverria Alvarez terminó, Jorge Jiménez Cantú salió de la Secretaría de Salubridad y Asistencia para irse como gobernador al Estado de México y, el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes desapareció.

Tal vez, y digo tal vez, si hubiera continuado el Consejo y se hubiera continuado con los trabajos y proyectos que se tenían, muchos de ellos emanados de las ponencias del mencionado Simposio como la que les acabo de compartir, en 1985 hubiera sido otra la historia, y tal vez, y digo tal vez, ahorita la protección civil estaría mucho mejor.

El problema es que llevamos 33 años y sí hemos avanzado mucho pero, dando bandazos, me imagino que es como cuando yo subía al Popocatepetl, antes de llegar a la nieve había que caminar por los arenales, y ahí das un paso para adelante y te regresas tres.

La idea planteada en la ponencia que les compartí es un reflejo de lo que actualmente esta sucediendo, en la administración anterior mas o menos iba bien la cosa, avanzamos bastante, entró la nueva administración y se fue a la basura gran parte de lo que se había avanzado, en Iztapalapa se había hecho un buen trabajo y va para afuera el titular de protección civil, afortunadamente a la persona que acaban de nombrar como titula es un a mujer muy preparada, esperemos ver cómo se desenvuelve, en Miguel Hidalgo el titular de protección civil estaba haciendo muy trabajo, inclusive trabajando con la población civil y, ya salió, no hay continuidad de los proyectos y se cortan de tajo los programas.

No hay que olvidar que, como mencioné, el Consejo Nacional de Prevención de Accidentes, con la salida del Dr. Jorge Jiménez Cantú, desapareció, sin embargo con fecha 20 de marzo de 1987, se publicó en el DOF el “DECRETO POR EL QUE SE CREA EL CONSEJO NACIONAL PARA LA PREVENCION DE ACCIDENTES”, decreto de Miguel de la Madrid Hurtado, que por cierto se escondió  durante los primeros días del sismo de 1985 para no hacer frente a la situación que prevalecía.

En tal decreto se establecía que:

ARTICULO PRIMERO.- Se crea el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, el cual tendrá por objeto proponer las acciones en materia de prevención y control de accidentes a que se refiere el Artículo 163 de la Ley General de salud.

 Sin perjuicio de lo anterior, la Secretaría de Salud coordinará sus actividades con las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, y de conformidad con los acuerdos de coordinación que se celebren, con los gobiernos de las entidades federativas, para la investigación, prevención y control de los accidentes.

Artículo 163.- La acción en materia de prevención y control de accidentes comprende:

I. El conocimiento de las causas más usuales que generan accidentes;

II. La adopción de medidas para prevenir accidentes;

III. El desarrollo de investigación para la prevención de los mismos;

IV. El fomento, dentro de los programas de educación para la salud, de la orientación a la población para la prevención de accidentes;

V. La atención de los padecimientos que se produzcan como consecuencia de ellos, y

VI. La promoción de la participación de la comunidad en la prevención de accidentes.

Para la mayor eficacia de las acciones a las que se refiere este Artículo, se creará el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes del que formarán parte representantes de los sectores público, social y privado.

De acuerdo a lo que se acaba de leer, la prevención de accidentes y su atención, en cualquier ámbito, casa habitación, unidad habitacional, escuela, centro deportivo, centro nocturno o de entretenimiento, etc., es competencia del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes.

Ahora la pregunta es, ¿todo lo que establece el decreto (vigente) lo realiza el mencionado Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes?, entonces ¿por qué protección civil hasta promueve el “PLAN FAMILIAR DE PROTECCIÓN CIVIL”?

Esperemos que las nuevas administraciones sean inteligentes y sensibles a lo que realmente se requiere en materia de protección civil, y se pueda bajar ésta a tal nivel de que pueda ser asimilada fácilmente por la sociedad civil en general y así ir creando la cultura tan necesaria.



J. RAUL CANTON Y LARA

No hay comentarios:

Publicar un comentario