- Radio Epicentro Blog

Radio Epicentro Blog

Difundiendo temas relacionados a la Protección Civil gracias a la colaboración de más de 20 especialistas en el área.

viernes, 13 de julio de 2018

RELACIÓN EXISTENTE DE LAS AFECTACIONES AL MEDIO AMBIENTE SOBRE EL IMPACTO ECONÓMICO

Basados en el Manual para la evaluación del impacto socioeconómico y ambiental de los Desastres auspiciado por Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL 2003) buscaremos la relación que se da, en entre los daños al medio ambiente y su impacto económico.

En términos generales los desastres tienen efectos negativos sobre las condiciones de vida de las comunidades, en su desarrollo económico y en el medio ambiente.

Para iniciar este análisis debemos entender que la calidad de vida de las personas tiene gran codependencia con el estado del Medio ambiente, a sabiendas que los ecosistemas nos proporcionan bienes para nuestra subsistencia, algunos tan básicos como los alimentos.

Ahora bien, en el enfoque económico, los recursos naturales se constituyen como fuente importante para la generación de riqueza, porque cualquier daño a éstos, en mayor o menor proporción termina por afectar a la economía. Por ello la gran relevancia de buscar un equilibrio del crecimiento sustentable.

De acuerdo a la metodología de la CEPAL al “capital ambiental o natural” lo constituyen los ecosistemas que brindan bienes y servicios las comunidades y a sus economías, que al verse afectados se repercute de manera directa en los servicios o productos que de ellos se obtienen, generando por ello daños o pérdidas a las economías.

Debido a esta relación se puede estimar que los daños directos sobre el medio ambiente será el valor del capital natural afectado. Si el recurso natural afectado tiene valor comercial el daño será en función de dicho valor, si no lo tiene, el cálculo del daño será en función del costo de restauración o rehabilitación de lo afectado. A estos importes habrá de agregarse las pérdidas indirectas, es decir los beneficios que no se recibirán por la explotación de los recursos naturales afectados durante el período de restauración.

Señala el manual de manera precisa, que se pueden dar muy variados escenarios de afectación que se requiere de un análisis individual para estimar de manera más puntual los daños económicos generados por afectaciones a los recursos naturales.

Dentro del procedimiento de evaluación se sugiere dar seguimiento a las etapas previstas (vista esquemática) en este manual;
1.- Descripción del estado del medio ambiente antes del desastre, que consiste básicamente en realizar un inventario del capital natural del área de estudio.
2.- Impacto del desastre sobre el medio ambiente, Identificar los diferentes tipos de amenazas naturales (sólo éstas se contemplan en esta metodología) en la zona de análisis.
3.- Evaluación ambiental cualitativa; entendiendo la dificultad que implica dar un valor relativo de calidad, el especialista debe basarse en su experiencia y en literatura existente para elaborar esta calificación.
4.- Clasificación y valoración de los efectos sobre el medio ambiente, Implica clasificar en términos de daños directos e indirectos para compaginarlos con el método de la evaluación económica. Una vez realizada esta parte del proceso, se procede a su cuantificación y valoración. Entendiendo a la cuantificación en términos de magnitud de daños ambientales (hectáreas afectadas, extensión de bosque quemado, porcentaje de captura pesquera disminuida, etc.) y la a la valoración como el valor económico a los efectos ambientales identificados.
 5.- Valoración económica de los daños ambientales, esta parte de la metodología busca conocer la magnitud de su impacto en el capital natural y sobre la economía de las regiones afectadas existiendo para ellos procedimientos vistos más a detalle en el Manual, dentro de ellos están; el Método del costo de restauración, el método del cambio de productividad, La tasa de descuento.

No siempre se tiene bien claro esta correlación entre los daños ambientales y su impacto en la economía, de tal suerte que muchos de sus efectos no se cuantifican y por lo tanto no tenemos manera que establecer estrategias para minimizar los daños o bien buscar acciones para la transferencia de riesgos. Tal ves en el sector agrícola, es en donde más podemos ejemplificar la parte relativa al aseguramiento de las siembras en caso de la presencia de fenómenos hidrometeorológicos, pero en menor escala en los productores ejidales o con agricultores con pequeñas extensiones de siembra.

Ante esta perspectiva seguiremos teniendo retrocesos en el desarrollo económico de nuestras sociedades ante la presencia de daños ambientales, para muestra basta un botón, en Sonora, que si bien es cierto no fue causado por un fenómeno natural, la contaminación en las cuencas de los Ríos Bacanuchi y Sonora por un derrame de residuos químicos peligrosos en la Minera de Cananea, causó severos daños a la salud y graves daños a la economía de mucha población de la Sierra de nuestro Estado. Daños que a ciencia cierta no se han cuantificado de manera objetiva para resarcir a la población afectada.



Atentamente
Ing. Juan A. Serrano Sainz

No hay comentarios:

Publicar un comentario